“Tengo sangre en las manos”, ha dicho Sophie Zang, quien hasta hace poco trabajó como ingeniera de datos de Facebook, afirmando que la red social no muestra interés en los conflictos político-electorales que provoca en el mundo, y asegura que en Honduras la red que maneja las cuentas “lavadoras de imagen” del gobernante Juan Hernández, operan con “descaro extremo”.

 

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Al analizar las redes sociales del gobernante Juan Hernández y otras instituciones de Gobierno, es común encontrarse con cuentas falsas, llamadas (bots); estos perfiles de dudosa credibilidad tienen misiones específicas: lavar la imagen del jefe de Estado y atacar todo lo que venga de la oposición al régimen.

 

Incluso pasó a ser normal ver páginas de “noticias” con campañas de desprestigio a periodistas, políticos de oposición, dirigentes sociales e indígenas. Ya en el pasado EL LIBERTADOR ha expuesto que incluso hay páginas de instituciones estatales que son operadas desde Colombia.

 

En 2016 este rotativo alertó en un trabajo colaborativo con la comunidad de hondureños en España que en una semana se descubrió más de 5,000 cuentas falsas que seguían la cuenta de Hernández en Twitter y que compartían de forma automatizada todo lo que éste enviaba.

 

NOTA DE INTERÉS: HONDURAS / ¡ALERTA! FACEBOOK BLOQUEA FUNCIONES A EL LIBERTADOR

 

Las redes sociales tienen un lado obscuro y perverso, pues por un lado limitan la libertad de expresión de la prensa independiente, basta con que el “ejército de bots” reporten el contenido para que éste sea “non grato”, ya ha pasado en las redes sociales de EL LIBERTADOR; y también, el rol que estas juegan en procesos democráticos y manipulación de masas.

 

En el caso de Facebook, el pasado 5 de septiembre se informó desde México la caída de una empresa de relaciones públicas, CLS Strategies, vinculada a la CIA, en 2009 influenció a través del representante de USAID Mark Freirstein, para dar el golpe de Estado en contra del presidente Manuel Zelaya. Lo anterior ha significado para el pueblo hondureño, perecer lentamente con el secuestro de la República.

 

Y hay más, recientemente un artículo del diario español El País, señala que una exingeniera de datos de Facebook, identificada como Sophie Zang ha dicho que la red social de origen estadounidense no muestra mucho interés en reparar el daño que las prácticas, antes mencionadas, hacen a los procesos electorales y al buen vivir de una nación.

 

“En Honduras llevó meses desintegrar una red que llevaba un administrador de la página del presidente, Juan Orlando Hernández: “Operaba felizmente cientos de páginas sin ningún tipo de ofuscación en una muestra de descaro extremo”. Los equipos de inteligencia y revisión de políticas de Facebook tardaron meses en reaccionar a la denuncia de la exempleada”, apunta el artículo.

 

Los constantes conflictos alrededor del mundo entre democracia y Facebook: Bolivia, Ecuador, España, Brasil, Azerbaiyán, India, Estados Unidos y etc, han llevado a pensar a la profesional de ingeniería que: “Seguro tengo sangre en las manos”.

 

“Zhang era miembro del equipo encargado de descubrir operaciones que intentaban influir artificialmente en elecciones y en la política de otros países. El nivel de detalles que da en un informe no destinado a la luz pública lo convierte probablemente en la mayor denuncia del desinterés y arrogancia de los problemas que crea la red social por todo el mundo”, destaca El País.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar