Pese a que el hermano del mandatario Juan Hernández, ha logrado un nuevo aplazamiento de la audiencia para escuchar a cuántos años será condenado, el resultado no va a cambiar: fue hallado culpable por tráfico de drogas, soborno, posesión ilegal de armas y declaraciones falsas a un funcionario estadounidense.

 

“Cuando se lee en el documento del juicio los testimonios de los testigos y los argumentos de la fiscalía, se involucra en el delito a toda la institucionalidad del Estado, que está al servicio de los narcotraficantes”, ha asegurado el director del Centro de Documentación de Honduras (Cedoh), Víctor Meza.

Redacción Central / EL LIBERTADOR

Tegucigalpa. Los hondureños esperaban con ansias el 16 de septiembre, un día después de la celebración centroamericana de la emancipación política, pero no por ese suceso histórico, sino porque era la fecha programada para la sentencia por cuatro delitos vinculados al narcotráfico contra Antonio “Tony” Hernández, hermano del mandatario hondureño, Juan Hernández.

Sin embargo, esa audiencia deberá esperar porque este 10 de septiembre el juez Kevin Castel respondió  la petición del abogado defensor de Hernández, Peter Brill, de prorrogar la fecha por la poca comunicación que ha tenido con su cliente debido al confinamiento por la pandemia del nuevo coronavirus.

De acuerdo con Brill, sólo ha podido comunicarse por teléfono con “Tony” y durante breves periodos de tiempo, dado que en la prisión federal donde está recluido el hermano del presidente hondureño, no se permiten las visitas. Así, el juez Castel ha cambiado la fecha para el 10 de noviembre a las 11 de la mañana.

En octubre de 2019, en un tribunal de Manhattan “Tony” fue declarado culpable de los cuatro cargos por los que fue a juicio en Nueva York: tráfico de drogas, soborno, posesión ilegal de armas y declaraciones falsas a un funcionario estadounidense. Durante el proceso, algunos narcotraficantes confesaron que “Tony” recibió un millón de dólares (unos 24 millones de lempiras) del capo mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán para la campaña presidencial de su hermano en Honduras.

Al respecto, en junio la cadena internacional Univision ha reportado que Otto y Ronald Salguero, ambos de origen guatemalteco, se entregaron a la justicia de Estados Unidos y declararán contra el gobernante hondureño, ya que estuvieron presentes en la reunión donde el “El Chapo” entregó un millón de dólares para pagar la campaña política de Juan Hernández en 2013.

NOTA DE INTERÉS: HONDURAS / ¡MÁS PRUEBAS CONTRA JOH! NARCOS VINCULADOS A “TONY” SE ENTREGAN A EE.UU.

Si bien Hernández ha cultivado una relación estrecha con Washington, su imagen de aliado se ha visto golpeada fuertemente durante el juicio contra su hermano. Al respecto, la fiscalía estadounidense sostuvo que el gobierno Hernández había convertido a Honduras en un “narcoestado”.

Al respecto, el director del Centro de Documentación de Honduras (Cedoh), Víctor Meza, ha dicho que el mandatario se convirtió en un “aliado incómodo” para la administración Trump.

“Estados Unidos ha sido benevolente con Juan Orlando Hernández, se le privilegió como aliado en seguridad pero se volvió un aliado incómodo por el resultado del juicio en Nueva York contra su hermano”, ha sostenido Meza.

Y agregó: “Cuando se lee en el documento del juicio los testimonios de los testigos y los argumentos de la fiscalía, se involucra en el delito a toda la institucionalidad del Estado, que está al servicio de los narcotraficantes”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar