En las zonas centro, norte y caribe del país, los transportistas han bloqueado la circulación del tráfico, en vista que el gobierno de Juan Hernández no ha resuelto sus demandas, además, los maestros se manifestaron en contra de una ley que pone en riesgo sus fondos y jubilaciones.

 

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. A 177 días de confinamiento por la llegada del nuevo coronavirus al país, las protestas se han extendido por el territorio nacional. Así, centenares de conductores de taxis y autobuses del transporte público iniciaron un paro en las principales ciudades, para exigir que el gobierno de Juan Hernández les permita trabajar o entregue un subsidio ante la falta de trabajo.

 

Los transportistas iniciaron la huelga antes de las 7:00 de la mañana, sin aclarar por cuánto tiempo y deteniendo el tráfico en los departamentos de Francisco Morazán, Comayagua, Atlántida, Cortés y Colón, en el centro, norte y caribe del país. En la capital hondureña, los conductores bloquearon con las unidades el paso a la altura del kilómetro 16 en la salida al sur, que conduce hacia las fronteras con Nicaragua y El Salvador.

 

Los transportistas exigen un subsidio, cuyo monto aún no se ha y que este año no les cobren el pago de matrícula que asciende a 8 mil lempiras, ha informado el portavoz del Consejo Nacional de Transporte, Jorge Lanza. “La mayoría de nuestros compañeros tiene seis meses de no trabajar por la cuarentena”, vigente desde el 12 de marzo y que en fecha reciente fue extendida hasta el 13 de septiembre, como anunció en cadena nacional el Sistema Nacional de Riesgo (Sinager).

 

La comisionada del Instituto Hondureño del Transporte Terrestre (IHTT), Pyubani Williams, dijo que ha invitado a los transportistas a una reunión virtual para socializar una serie de medidas de alivio, pero los dirigentes exigen que el encuentro sea presencial; además, dirigentes del transporte de carga no han descartado sumarse a corto plazo a las exigencias del rubro.

 

Por otra parte, en la capital de la República los maestros han vuelto a las calles a protestar contra la nueva ley que aprobó el Congreso Nacional (CN), y que exonera a las instituciones educativas privadas de sus deudas con el Institución de Previsión Social del Magisterio Nacional (Inprema), dejando millonarias pérdidas millonarias y poniendo en riesgo los fondos y jubilaciones de los docentes.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar