Las terminales aéreas de San Pedro Sula, La Ceiba y Roatán serán administradas por la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos (Insep), que ya ha sido señalada por actos de corrupción, al evadir procesos de licitación pública para conceder unos 73 millones de lempiras.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Tras la exclusiva de EL LIBERTADOR de cómo el mandatario Juan Hernández, ha beneficiado a sus amigos Lenir Pérez y Ana Facussé (hija del extinto terrateniente Miguel Facussé Barjum), al concederles la construcción y administración de la terminal aérea de Palmerola durante tres décadas, y aunque el proyecto tiene más de un año de retraso, pone en riesgo al menos 3,065 millones de lempiras del pueblo hondureño.

NOTA DE INTERÉS: ¡ALERTA!: HONDUREÑOS CERCA DE PERDER 3 MIL MILLONES POR PALMEROLA

 

Y ahora Hernández acrecienta las dudas sobre la administración de las terminales aéreas de los hondureños, al anunciar a través del comisionado presidente de la Superintendencia de Alianzas Público Privadas (SAPP), Leo Castellón, que han presentado al Congreso Nacional la propuesta para aprobar una empresa de propiedad estatal, que administrará “temporalmente” los tres aeropuertos de la zona norte del país.

 

“El proyecto ya está en el Congreso para la aprobación de los diputados, “es una empresa o sociedad de propósito especial que es propiedad del Estado de Honduras, que estará tomando la operación una vez la concesión actual termine [el 28 de septiembre]”, ha dicho Castellón.

 

Agregó que las terminales aéreas de San Pedro Sula, La Ceiba y Roatán serán administradas por la Empresa Hondureña de Infraestructura y Servicios Aeroportuarios Sociedad Anónima (Ehisa), que será administrada por la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos (Insep), que en 2018 fue señalada de otorgar proyectos evadiendo el proceso de licitación pública a un monto de casi 73 millones de lempiras; mientras que Toncontín será traspasada a la administración a la empresa Palmerola International Airport (PIA), del matrimonio Pérez Facussé.

 

Según Castellón, los aeropuertos del norte serán administrados por Ehisa “de 13 a 15 meses, mientras se estructura el proyecto de la nueva concesión por el largo plazo, podrá ser 20, 25 o hasta por 30 años”.

 

Sin embargo, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), considera que la decisión es errónea, pues los entes gubernamentales ya demostraron no tener la capacidad para gestionar dinero, por lo que ha propuesto en reiteradas ocasiones crear una junta administradora sin fines de lucro y estructurada por las distintas gremiales del Cohep, para hacerse responsable temporalmente de la gestión de los aeropuertos internacionales de La Ceiba, Roatán y San Pedro Sula.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar