BANNER EL LIBERTADOR

Hay una cantidad de  hondureños que se proponen salir de la ciudad por las vacaciones de Semana Santa, para olvidarse un poco de la problemática que se vive en el país; sin embargo, hay a quienes la situación económica no les permite salir de la rutina.

Hasta la fecha ya se reportan dos ahogados y varios accidentes viales en el territorio nacional.  

  

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. En medio de incendios, ahogados y accidentes viales ha comenzado la Semana Santa para los hondureños, en los primeros días de la “Semana Mayor” ya se registran cuatro personas muertas por ahogamiento, un desaparecido y una muerte por accidente vial.

 

El asueto de verano, que para muchos comenzó el pasado sábado, ya ha dejado las primeras tragedias. Una de las fallecidas fue Dana Eislen Bustillo de un año 6 meses, que murió ahogada en una piscina inflable en su casa en el barrio Suyapita de Siguatepeque, Comayagua.

 

Además se reportó dos personas fallecidas por ahogamiento, uno en Cedeño en el municipio de Marcovia y un niño en la aldea de Limón.

 

Ediel Jaret Escobar Sánchez de ocho años de edad, es el menor fallecido por sumersión en el sector de La Barra cerca del río Limón en el litoral del Caribe.

 

El otro fallecido por sumersión, responde al nombre de José Miguel Gallardo Hernández de 18 años de edad, originario de El Corpus, Choluteca.

 

Los socorristas del Cuerpo de Bomberos recuperaron en las últimas horas el cuerpo de un hombre que se ahogó en el río Choluteca, en el sector de El Palenque, Marcovia, al sur de Honduras. La víctima fue identificada como Cesar Gómez Pérez.  

  

Mientras que por accidentes viales, en el sector de Moramulca una colisión de un camión de carga al que le fallaron los frenos dejo como resultado un muerto, quien quedó atrapado entre los restos del vehículo y aún no ha sido identificado.

 

Esta mañana en Islas de la Bahía, se registró otra colisión dejando nueve personas heridas.     

 

Las actividades de Semana Santa iniciaron el pasado domingo  9 de abril, la sociedad creyente recuerda la muerte y resurrección de Jesús, y es también considerada una semana de reflexión y de paz.

 

Sin embargo, en Honduras, ante tanta problemática que enfrenta la población, una buena cantidad de personas deciden salir a las playas, o a sus lugares de origen, para pasar el largo feriado y olvidar un poco la realidad en que vive.

 

La situación económica de la sociedad es precaria pero las casas de empeños tienen bastante movimiento, ya que la gente va a dejar algunas pertenencias.

 

No obstante, una gran cantidad de personas se quedan en la ciudad porque la economía “no está para gastar dinero”, en  paseos o viajes, por lo que permanecerán en la capital.

 

Pese a los operativos, ya se identificó que algunos accidentes de tránsito han ocurrido por imprudencia de conductores y otros por la mala condición de las carreteras.

 

Asimismo, se han registrado más de 140 incendios en la capital y más de 200 a nivel nacional; igual que Roma otra poderosa ciudad que fue incendiada, por el emperador Nerón, y que dejó a los romanos a la intemperie, Tegucigalpa arde sin que el alcalde tome precauciones para evitar estos crímenes contra el ambiente.

 

No hay preocupación por parte de las autoridades edilicias para reforestar, resiente la población porque hay más interés para llenar de cemento la capital olvidándose de  las áreas verdes.

 

En la Zona Central las localidades de Mata de Plátano, Palo Verde, Amarateca, El Hatillo y La Tigra hubo incendios, sin que la alcaldía de la capital efectuara una actividad de prevención.

 

El domingo de resurrección, es el regreso a la realidad de la población, que vuelven a sus hogares sin dinero, con deudas, pero con la esperanza de llegar a sus hogares sanos y salvos ya que Honduras ha sido calificado como un país de los más violentos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar