Cientos de militares han sido enviados a Casa Presidencial para "resguardar" las instalaciones de la marcha de las antochas que llegará a respaldar a los jóvenes en huelga de hambre que exigen la Comisión Contra la Impunidad y la renuncia de Juan Hernández. 

Redacción Central / EL LIBERTADOR 

 

Tegucigalpa. Un inusual movimiento de militares ha ocurrido a lo largo de este viernes a inmediaciones de la Casa Presidencial de Honduras.

 

Desde tempranas horas, varios camiones de las Fuerzas Armadas trasladaron a cientos de soldados para resguardar la sede del Poder Ejecutivo hondureño; varios autobuses de lujo movilizaban a militares para contener la marcha de los indignados.

 

Y es que la masiva movilización pretende llegar al campamento de los líderes del movimiento que se encuentran en huelga de hambre, en exigencia de la creación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad y la renuncia del presidente Juan Hernández.

 

A unos metros de la improvisada sede de los huelguistas, varios vehículos han estado llevando provisiones para policías y militares que resguardan el establecimiento donde despacha el gobernante.

 

De hecho, la antigua sede de Radio Nacional de Honduras, ubicado a unos 200 metros de Casa Presidencial, se ha convertido en el almacén de alimentos y bebidas para las fuerzas de seguridad.

 

EL LIBERTADOR constató que desde tempranas horas, vehículos estatales han estado llevando al local grandes cantidades de alimentos, suficientes para alimentar al pelotón destacado en la protesta.

 

Además, imágenes a las que ha tenido acceso este periódico, dan cuenta de la excesiva militarización que resguarda el perímetro presidencial, similar a la ocurrida durante el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 y la dictadura de Roberto Micheletti.

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar