La justicia de Estados Unidos, levantó acusaciones contra el expresidente Porfirio “Lobo” Sosa por tener nexos con el narcotráfico. Según un informe de la fiscalía de Nueva York, Pepe Lobo recibió 500 mil dólares del grupo narco “Los Cachiros”.  

 

Agencias / EL LIBERTADOR

 

Nueva York. La fiscalía de Nueva York, notificó que el expresidente hondureño, Porfirio “Pepe” Lobo (2010-2014), tiene nexos con el narcotráfico, luego de que acordó junto a su hijo Fabio Lobo, proteger a capos de la droga.    

 

Así lo especifica un documento al que tuvo acceso el centro de noticias AFP, el informe con fecha del 28 de febrero de 2017 es un memorando del gobierno de Estados Unidos.

 

El documento es previo a la audiencia del exlíder de “Los Cachiros”, Devis Rivera, quien vinculó a Pepe y su hijo al narcotráfico, según el excapo Fabio Lobo era interlocutor entre narcos y gobierno.

 

Cabe destacar que Fabio Lobo es acusado por el gobierno de EE.UU. por el delito del narcotráfico y por el que está presto a recibir una condena de mínimo 10 años de reclusión.

 

Lobo fue detenido por la Agencia Antidrogas en 2015 mientras estaba en Haití y recientemente se declaró culpable de “conspirar” contra EE.UU. por enviar cocaína a suelo estadounidense.     

 

En base a las declaraciones de Rivera además de Fabio Lobo y el expresidente, tambien tienen vínculos con el narcotráfico el actual secretario de Seguridad, Julián Pacheco, dos diputados, un alcalde y el hermano del actual presidente Juan Hernández.

 

“Comenzando aproximadamente en 2009, cuando Lobo Sosa buscaba la presidencia de Honduras, el acusado (Fabio Lobo) se unió a una conspiración para traficar drogas con su padre y otros al aceptar sobornos a cambio de proteger y asistir a traficantes en Honduras”, dicta el memorando.

 

Cabe destacar que el documento está firmado por por el exfiscal del distrito sur de Nueva York Preet Bharara y los fiscales adjuntos Emil Bove y Matthew Laroche.

 

El documento agrega que “mientras Lobo Sosa era candidato a presidente de Honduras en 2009, los líderes de Los Cachiros le pagaron aproximadamente 500.000 dólares” que se supone fue a cambio de dar protección política de investigaciones policiales, impedir la extradición a Estados Unidos y el otorgamiento de contratos de agencias gubernamentales hondureñas a compañías fachada para lavar dinero controladas por Los Cachiros.

 

Sobre una posible extradición del exmandatario, las autoridades de EE.UU. afirmaron que de momento no pueden comentar sobre esa acción.

 

Por su parte el mandatario afirmó que “mi conciencia está limpia de todo acto ilícito que se señale contra mi persona. Me someto a las indagaciones y cualquier investigación minuciosa de las autoridades”.

 

En ese sentido, la justicia hondureña indicó que abrirá una investigación que dará seguimiento a todos los mencionados por el cachiro.    

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar