Las agresiones contra los indignados en huelga de hambre se ha elevado a 48 horas de permanecer a inmediaciones de la Casa Presidencial, en la capital de Honduras. 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

Tegucigalpa. El número de anillos de seguridad en los alrededores de Casa Presidencial en Tegucigalpa, la capital del país, se ha incrementado al mismo tiempo que ha ido aumentando la cantidad de carpas para acompañantes de dos jóvenes que iniciaron una huelga de hambre.

Hasta el mediodía del martes 23 de junio también se duplicó la cantidad de personas en huelga, sumando hasta el cierre de edición, cuatro: Ariel Fabricio Varela, Ariel Calero, Miguel Briceño y otro joven solo identificado como Alexis. Asimismo había unos 10 jóvenes en ayuno.

Somos víctimas de detención ilegal y se ha coartado la libertad de expresión”, denunció Darwin Gonzáles, uno de los acompañantes que se mantiene en ayuno.

Los manifestantes demandan la instalación de una Comisión Internacional contra la Impunidad en Honduras (CICIH) porque expresan su descontento con la corrupción en el Instituto Hondureño de Seguridad Social y en otras instituciones del Estado.

Denunciaron que la noche del 22 de junio, dos personas que se manifestaban en apoyo a la huelga resultaron heridas. Dos personas heridas es el saldo de una pelea supuestamente provocada por sujetos infiltrados en la huelga de hambre que mantiene el movimiento “Oposición Indignada” cerca de Casa Presidencial en Tegucigalpa.

A eso de las cuatro de la madrugada de este martes dos sujetos se infiltraron en la manifestación y hubo un enfrentamiento que dejó dos heridos. El periodista gráfico nicaragüense Magdiel Midence y el otro afectado identificado como Antonio Flores, fueron trasladados al Hospital Escuela”.

Además, los manifestantes denunciaron que el 23 de junio se les impidió ofrecer una conferencia de prensa, convocada para las 11:00 de la mañana y los manifestantes han quedado “apresados” por vallas de seguridad policial y militar.

Los controles policiales y militares impidieron que a los protestantes se les llevara frazadas, medicinas para uno de ellos que padece epilepsia, agua fresca, colchonetas y carpas para protegerse del sol, dijo Briceño.

Indicó que respeta a las personas independientemente del partido político al que quiera pertenecer, pero cualquier cosa que les pase corre por cuenta del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, señaló.

El adolescente Ariel Antonio Varela, estaba en ayuno este martes. Es hijo de Ariel Varela. “Recibimos amenazas de policías y militares, un policía a eso de las 9 de la noche dijo que no se hacía responsable si alguno de nosotros amanecía muerto.

Asimismo, ha habido hostigamiento por parte de los militares, a un compañero casi lo sacan, lo agredieron”, dijo el adolescente.

Ariel Mejía, una persona con capacidades especiales que permanece en ayuno en su silla de ruedas, denunció que los cuerpos de seguridad estatal le impidieron que pudiera recibir sus medicinas para el control de la epilepsia. Responsabilizó al gobierno por su estado de salud.

Al segundo día huelga de este martes también llegó un grupo de conductores de microbuses para mostrar su solidaridad con los jóvenes que se autodenominan Indignados y para denunciar que aún no les aprueban permisos para operar. La Policía Nacional trató de desalojar a los manifestantes del transporte con grúas y los motoristas se acostaron sobre el pavimento.

 

Briceño consultó por su cuenta de Facebook a los jóvenes qué opinaban de la huelga de hambre y han tratado de hacer ver esto como espionaje, le denominan Operación Antorcha, pero esta es una plática pública, denunció Ariel Varela cuyo rostro luce un poco cansado tras dos días sin comer. (Fuente: C-Libre). 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar