Aunque el Gobierno de Honduras ha invertido más de 4,000 millones de lempiras, tres meses después de iniciada la emergencia sanitaria por el Covid-19, el personal de salud, con casi 600 casos de contagio, sigue con protestas por falta de insumos de bioseguridad; este lunes profesionales de enfermería alzaron la voz una vez más.

 

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

 

Tegucigalpa. Al 12 de junio el Gobierno de Honduras ha ejecutado 4,366.6 millones de lempiras para atender la pandemia Covid-19 que desde el pasado mes de marzo disparó las alertas de un marginado sistema sanitario. A pesar del “cheque en blanco” los encargados de suplir centros de atención no han favorecido al personal de salud.

 

Esta mañana el personal de enfermería del Hospital San Felipe de Tegucigalpa, ciudad capital junto a Comayagüela, han salido al bulevar Los Próceres a protagonizar una nueva protestar por la falta de insumos de protección biomédica.

 

Al tiempo que ha exigido al Gobierno que cumpla con la contratación inmediata de más personal para atender la urgencia, ya que recientemente los profesionales de la salud han calificado que la red de centros asistenciales ha colapsado.

 

En tanto, también reclaman para que la autoridad multiplique la capacidad para realizar pruebas PCR en ese hospital, ya que las enfermeras y el resto del equipo sanitario no confían en los análisis de las pruebas rápidas.

 

Se estima que al menos 600 empleados del sector salud han sido infectados con Covid-19, de acuerdo con un informe de la Secretaría de Salud –actualizado al 7 de junio– la cifra registrada era de 583 contagios, de esos: 170 son médicos, 270 son enfermeras y 143 son trabajadores sanitarios. 

 

Precisamente el lunes pasado la “reactivación inteligente” fue caracterizada por una protesta del personal de salud y, para sumar a la indignación del pueblo, un grupo de médicos del Hospital Escuela realizó una colecta para recaudar fondos y comprar una carpa para atender a pacientes con sospechas de covid-19.

 

Lo anterior fue confirmado por el doctor Dennis Chirinos quien reveló que cada galeno colaboró voluntariamente con 500 lempiras. El médico no reveló el monto total de recaudación, pero recalcó que la adquisición de esta tienda era para atender la alta demanda de enfermos por coronavirus.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar