La temperatura corporal normal cambia según la persona, la edad, las actividades y el momento del día. Sin embargo, la medición promedio aceptada se sitúa en 98.6°F (37°C, grados centígrados). Estudios científicos muestran que la temperatura corporal puede tener un amplio rango que va desde los 97°F (36.1°C) hasta los 99°F (37.2°C).

Una temperatura de o superior a 100.4°F (38°C) casi siempre indica fiebre causada por enfermedad. A la inversa, si se ubica de 33 a 35ºC se le llama hipotermia leve; si baja más, moderada (30 y 33 ºC) y, si cae aún más se estima grave (28-30 ºC). Con leve, hay torpeza mental, temblores y dificultad del movimiento, si es moderada o grave la persona está al borde la muerte.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Normalmente, la temperatura corporal cambia durante el día. Pero no a la mortalidad en un cuerpo sano, tal como pasó hace unos días con un alegre periodista de una televisora de la capital; al pasar su reporte en vivo acerca de las medidas de bioseguridad, ingresó a una ferretería y pidió le tomaran la temperatura, el láser arrojó 27 grados, ¡increíble! El comunicador, que suele verse en eventos policiales y militares, gritó emocionado: “Tengo temperatura de bebé”. Que no lo engañen, ese aparato está malo. Lea este artículo.   

 

La temperatura corporal es la medida relativa de calor o frío asociado al metabolismo del cuerpo humano y su función es mantener activos los procesos biológicos y, varía según la persona, la edad, la actividad y el momento del día y va variando durante toda la vida.

 

La temperatura corporal normal promedio, que generalmente la ciencia acepta, es de 37º C, (grados centígrados) equivalente a (98,6° F, grados fahrenheit). Sin embargo, algunos estudios sugieren que hay un rango más amplio de temperaturas corporales normales.

 

Una temperatura por encima de 38° C (100.4°F) generalmente significa que usted tiene una infección o una enfermedad, y abajo de 35ºC se le llama hipotermia.- Durante el sueño la temperatura se regula y tiende a bajar. En las mujeres la temperatura aumenta medio grado en la segunda parte del ciclo menstrual, después de la ovulación.

 

AMIGO HIPOTÁLAMO

Para mantener constante la temperatura corporal, existen múltiples mecanismos controlados por el hipotálamo, que es donde se centraliza el control de la temperatura. El hipotálamo se encarga de regular las propiedades del medio interno, como la concentración de sales o la temperatura. El hipotálamo funciona de forma parecida al termostato de una casa o de un carro. Cuando la temperatura es menor que aquella a la cual se ha ajustado el termostato, éste pone en marcha la calefacción hasta que la temperatura es igual a la deseada.

 

Para aumentar la temperatura, el hipotálamo produce hormonas en la tiroides y activa las fibras nerviosas que van a la piel, por lo que hay menos circulación de sangre en la región cutánea. Por efecto, el frío produce contracciones musculares involuntarias que aumentan el tono muscular, y si lo requiere vuelve el temblor más intenso. Estas contracciones consumen energía que se transforma en calor.

 

Para bajar la temperatura el hipotálamo ejecuta otros procesos.- Cuando la temperatura es elevada las arterias cutáneas se dilatan, la sangre llega a la superficie de la piel y allí se enfría en contacto con el aire, por eso cuando hace calor la piel se pone enrojecida; también a través del sudor, cuando la temperatura es elevada las glándulas sudoríparas producen sudor, este se evapora en la superficie del cuerpo y elimina calor.

 

¿QUIÉN LA DESCUBRIÓ?

La medición de 37 ºC (grados centígrados) para la temperatura normal del cuerpo data de 1851. La determinó Carl Reinhold August Wunderlich, médico alemán que realizó millones de mediciones a unas 25.000 personas y halló que su temperatura se movía en un intervalo de 36,2 a 37,5 ºC. «[Los 37 ºC] se convirtieron en el valor estándar, el que aparecía en los libros de texto y conocía la gente», señala un equipo dirigido por Julie Parsonnet, epidemióloga de enfermedades infecciosas de la Universidad Stanford, en California.

 

Nadie cuestionó de manera rigurosa la cifra de Wunderlich hasta 1992, cuando un equipo de la Universidad de Maryland hizo pruebas a 148 voluntarios que participaban en el ensayo de una vacuna y encontró que su temperatura media era de 36,8 ºC. En 2017, un estudio realizado en el Reino Unido con más de 35.000 personas halló una temperatura media de 36,6 ºC.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar