En Honduras los diputados del Congreso Nacional están por encima de la ley, así ha quedado demostrado luego del escándalo de los liberales Sobeyda Andino y Bader Dip, arrestados por la Policía y liberados casi de inmediato con apenas unas cuantas multas a pesar de haber puesto en riesgo la vida de varias personas.

 

Según denuncian vecinos, los parlamentarios estaban alcoholizados y Dip, molesto con los guardias de la colonia Loma Linda y personal del “tren de aseo” sacó su arma de fuego y disparó unas tres veces.

 

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

 

Tegucigalpa. Desde que inició la cuarentena hace unos 60 días, la Policía Nacional y el Ejército se enfocaron para que los hondureños cumplieran con el confinamiento, los arrestos están a la orden del día para aquellos que violen el toque de queda, aunque lo hagan por la urgencia de trabajar; pero, Temis no es ciega en esta tierra.

 

A los ciudadanos comunes, se les ha amenazado con un arresto de 24 horas y la humillación de aparecer en televisión nacional cumpliendo penitencias de academias militares. Por otro lado, aunque abiertamente no hay una ley seca, se ha decomisado grandes cantidades de bebidas alcohólicas, incluso en pedidos por aplicaciones de servicio como Hugo, Uber Eats o Glovo.

 

La estricta ley de confinamiento fue aprobada por el Congreso Nacional; no obstante, ésta no aplica para los miembros del Poder Legislativo. Anoche, los diputados del Partido Liberal, Sobeyda Andino de Francisco Morazán y Bader Dip de Atlántida, protagonizaron un escándalo en vía pública que incluso amenazó la vida de varias personas.

 

Según el testimonio de vecinos de la colonia Loma Linda, en la capital (Tegucigalpa y Comayagüela), los “honorables diputados”, afectados por el consumo de bebidas alcohólicas entraron en alegato con guardias de seguridad y personal de aseo. En el zafarrancho, Dip incluso sacó su arma de fuego y disparó unas tres veces.

 

Efectivos de la Policía Nacional llegaron al lugar para arrestarlos, en video divulgado en redes sociales se observa que Dip subió a la patrulla en posesión de una lata de cerveza, una caja de cigarrillos y un encendedor. Andino por su parte, momentos antes de abordar al vehículo se le vio haciendo llamadas con dos celulares a la vez.

 

Esta mañana, Andino aseveró en una radio capitalina que la fémina que acompaña a Dip no era ella: “no soy yo, yo no vivo en Loma Linda”, dijo. Y agregó que ella vive en otra zona de la ciudad, donde permanece haciendo cuidado a un recién nacido.

 

Cabe mencionar que Dip y Andino procrearon un hijo, según lo confirmo la diputada en la entrevista y, aunque negó aparecer en el escándalo, el vocero de la Policía Nacional, Jair Meza, confirmó su identidad.

 

No hubo castigo duro ni encarcelamiento para los congresistas, Meza informó que sólo se llevaron multas por el escándalo, conducción de vehículos y manipulación de arma de fuego en estado de ebriedad. Pues los legisladores: “ellos están bajo un marco de excepciones a través de los PCM por el hecho de ser diputados”.

 

Lo anterior no aplica para que los congresistas tengan impunidad y aprovechen la cuarentena para cometer actos de abuso; no obstante, tras la imposición de multas fueron liberados.

Comentarios  

0 #1 Juan Carlos 09-05-2020 14:49
Una evidencia más de la impunidad, estos congresistas nunca han presentado un proyecto de Ley que impacte de manera positiva en la sociedad Hondureña, son un gasto inútil de nuestros impuestos, su comportamiento es una vergüenza, pero sobre todo el daño que provocan al aprobar millones de lempiras a un poder ejecutivo que ha dado muestras de su desprecio a la ciudadanía al malgastar ese dinero y actos de corrupción manifiestos al sobrevalorar insumos, estos dos congresistas deberían estar monitoreando, supervisando los gastos de los millones aprobados, pero es obvio su nulo compromiso al pueblo Hondureño, ojalá los ciudadanos de Atalntida y Francisco Morazán no olviden estos actos bochornosos
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar