Varios retenes han sido colocados a inmediaciones de Casa Presidencial para evitar la llegada de los indignados que apoyan la huelga de hambre que ya cumple 24 horas.   

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR  

 

Tegucigalpa. Van más de 24 horas que el gobierno de Honduras mandó a militarizar Casa Presidencial. Alrededor de cuatro retenes han sido colocados para impedir que los hondureños no lleguen a dar respaldo a los líderes del movimiento de los indignados.  

 

Los jóvenes se encuentran en protesta, en exigencia de la instalación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad, que ayudará a resolver los casos de corrupción en Honduras.

 

Desde ayer por la mañana, los jóvenes se dispusieron a empezar su huelga de hambre, que se llevaría a cabo cerca de casa de gobierno, lo cual no les fue posible porque retenes militares se encontraban instalados desde un día antes para impedir el paso a los manifestantes.

 

Organizaciones defensoras de la vida han podido acceder con dificultades, para monitorear las acciones de los jóvenes presentes en casa de gobierno.

 

Después de una acalorada discusión con los jóvenes, medios y representantes de derechos humanos, los militares y policías se decidieron sacarlos por obstrucción de la vía pública.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar