Los organizadores de las movilizaciones de los indignados hondureños, iniciarán una huelga de hambre frente a Casa Presidencial para exigir al mandatario Juan Hernández dé visto bueno a la Comisión Internacional Antiimpunidad. 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

Tegucigalpa. Los organizadores de las marchas de los indignados iniciarán este lunes una huelga de hambre, para presionar al gobierno de Honduras para que instale la Comisión Internacional Antiimpunidad.

La actividad la realizarán a inmediaciones de Casa Presidencial, para exigir al presidente Juan Hernández que dé visto bueno a la comisión que sería organizada por la ONU.

El coordinador de las movilizaciones, Ariel Varela, dijo que se someterá junto a otros indignados al prolongado ayuno “hasta llegar a las últimas consecuencias”.

“Esta protesta la hacemos para que el gobierno instale la comisión similar a la que opera en Guatemala”, señaló.

Asimismo, aseguró que la población, si gusta, puede sumarse a la huelga, “pero no están obligados a hacerlo; es una decisión que hemos tomado nosotros como una convicción. Si la gente quiere, puede llegar y hacer ayudo un día dos”.

Mientras se daba el anuncio, la Guardia de Honor Presidencial (GHP), colocaba vallas en los alrededores de la sede del Poder Ejecutivo, para impedir cualquier incidente.

Varela anunció que la próxima movilización se realizará hacia Casa de Gobierno y “esperamos que los militares no se interpongan en el camino, porque la lucha que hemos iniciado es pacífica”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar