EL LIBERTADOR logo

Miembros de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) enviaron el anteproyecto de la “Ley de Colaboración Eficaz”, que tiene como base la reforma al artículo 332 del Código Penal de octubre de 2015, donde se aprobó la figura del “beneficio premial”.

Esta figura legal consiste en reducir la pena hasta en dos tercios a los miembros de pandillas que desde prisión presten “colaboración eficaz” para capturar a miembros de grupos delictivos organizados.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

Tegucigalpa. El Congreso Nacional se apresta a discutir el anteproyecto de la “Ley  de Colaboración Eficaz”, orientado a negociar con delincuentes y criminales que guarden prisión. La iniciativa es impulsada por los miembros de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), y trascendió que el objetivo de la normativa jurídica es “construir líneas de contribución entre las autoridades y delincuentes, a fin de que éstos puedan dar información para llegar hasta secuaces y cabecillas, y dar resolución a casos de alto impacto”.

 

NEGOCIAR CON EL CRIMEN

Abogados consultados explicaron que el país ya cuenta con el criterio de oportunidad que otorga el Ministerio Público (MP), cuyo objetivo es evitar que un proceso llegue hasta los tribunales si un delincuente colabora con información que ayude a resolver otros casos delictivos.

Por su parte, el secretario del Congreso, Mario Pérez, aclaró que esa normativa no es nueva en Honduras, pues fue aprobada desde octubre anterior.  “Lo planteado por la MACCIH es realizar una reforma a dicha figura con el objetivo de ampliarla a más delitos, porque en su primera fase sólo fue dejada para el delito de asociación ilícita, pero ahora se quiere sean incluidos delitos del crimen organizado”, dijo Pérez.

 

REDUCCIÓN DE CONDENAS

En octubre de 2015, el Parlamento hondureño modificó el artículo 332 del Código Penal, conocido como “Ley Antimaras”, estableciendo penas de 20 a 30 años de cárcel para integrantes de maras y hasta de 50 años para los cabecillas.  Además incluyó la figura del “beneficio premial”, que consiste en reducir la pena hasta en dos tercios a los integrantes de pandillas que purguen prisión y presten colaboración eficaz para la investigación y persecución de miembros de un grupo delictivo organizado, pero deja por fuera a líderes o cabecillas.

 

EN EL PASADO NO FUNCIONÓ

Cabe recordar que el 28 de mayo de 2013, las pandillas 18 y Salvatrucha suscribieron un primer acuerdo de paz en San Pedro Sula, con la mediación de monseñor Rómulo Emiliani y la Organización de Estados Americanos (OEA); pero no prosperó.

Un dato curioso es que en 2011, El Salvador impulsó una tregua con las maras 18 Sur, 18 Revolucionarios y MS, que tampoco prosperó, pero en mayo anterior estos grupos criminales revelaron que “fue un proceso de negociación con el Ejecutivo”, que dirigía el ex presidente Mauricio Funes.

El espíritu de la OEA que dio vida a la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) propone mejorar la calidad de los servicios prestados por el sistema de justicia de Honduras en la prevención y lucha contra la corrupción y la impunidad en el país, a través de la colaboración activa, asesoramiento, supervisión y certificación de las instituciones del Estado encargadas de prevenir, investigar y sancionar actos de corrupción.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar