El excandidato del Partido Liberal de Honduras, Elvin Santos, ha descartado buscar de nuevo la presidencia y enfatiza: “no voy a participar porque no existe garantías constitucionales… la manipulación que se está dando es intolerable”.

 

 

Y cuestiona: “cómo vamos a pensar que las cosas van a cambiar si no damos indicios de una reforma electoral, seguimos con un populismo que no nos lleva a ningún sitio, lo que quiere la gente es trabajar, los muchachos estudiar y luego trabajar”.

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa - El excandidato presidencial del Partido Liberal, Elvin Santos, ha dicho que no participará en las próximas elecciones porque no existen las mínimas garantías constitucionales.

 

El vicepresidente en la administración de Manuel Zelaya, derrocado por golpe de Estado militar el 28 de junio de 2009, no obstante dice que ayudará al Partido Liberal en las próximas elecciones.

 

Recordó que hace unos estuvo en la marcha de su partido contra la reelección presidencial y está en contacto con varios alcaldes con quienes formulan estrategia para reactivar el liberalismo en todo el territorio nacional.

 

Santos dijo que están trabajando para que el Partido Liberal tenga un candidato que pueda luchar en las próximas elecciones. E informó, “tomaremos la decisión de quién pueda llevar la bandera al frente, en mi caso, sostengo que las condiciones no existen en el país para ir a una justa transparente, la manipulación que se está dando es intolerable y no presentable para nosotros”.

 

Santos denunció que el actual gobierno desde principio trató de destruir al Partido Liberal con la máxima “divide y vencerás”. Y advierte: “La situación es dramática dentro del ejercicio del poder que resulta imposible creer que exista una justa transparente”.

 

“Las elecciones serán transparentes cuando no exista venta de credenciales y se realice una segunda vuelta. Además cuando se cuente con un voto electrónico verificable y auditable”, sentencia.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar