La comisión depuradora de la policía hondureña advierte que los políticos podrían entorpecer los frutos obtenidos en el proceso de transformación y fortalecimiento institucional del cuerpo policial. 

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. La Comisión Especial para el proceso de depuración y transformación de la Policía Nacional ha manifestado temor de que los beneficios alcanzados en la purificación de la institución de seguridad, sean entorpecidos por los intereses políticos de algunos candidatos.

 

El portavoz de la comisión, Omar Rivera, aunque no mencionó qué candidatos están interesados en un boicot al trabajo de la Comisión, insistió que “no sería justo que todo lo que se ha logrado en la Policía sea entorpecido por intereses políticos”.

 

Desde que la comisión fue instalada el pasado mes de abril, casi 300 elementos de la policía han sido cancelados, a pesar de las amenazas contra los comisionados, estos han continuado con su trabajo.

 

De igual manera la Asociación para una Sociedad más Justa informó que desde el lanzamiento de la plataforma “Honduras Denuncia” en junio anterior, ha recibido al menos 80 quejas en contra de elementos policiales, de las cuales se apunta que 61 serán investigadas por presuntos delitos, que van desde el narcotráfico, cohecho, asociación ilícita, fraude y abuso de autoridad.

 

Rivera propuso un pacto multidisciplinario que comprometa a los partidos políticos para que no entorpezcan el proceso de depuración de la policía, ya que la comisión también trabaja en el fortalecimiento institucional y en la certificación de policías que han sido ratificados.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar