EL LIBERTADOR logo

La periodista Claudia Mendoza del Centro de Estudio para la Democracia (Cespad), ha alertado este día que puede arreciar en el país el ya crítico conflicto social, territorial y ambiental entre pueblos originarios y la inversión capitalista neoliberal.

 

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. En Honduras, la aprobación de dos leyes han fortalecido las concesiones de los recursos naturales, en la última década: la Ley General de Minería y la Ley de Generación de Energía Eléctrica con Recursos Renovables. La primera, permite la masiva concesión de territorios para la instalación de empresas mineras (metálicas y no metálicas), mientras que la segunda, la concesión de ríos para la construcción de represas hidroeléctricas en el país.

 

Ambas leyes ceden los recursos naturales a las empresas nacionales y transnacionales, en el marco de un modelo extractivista excluyente que genera conflictos entre las comunidades y organizaciones ambientalistas con las compañías mineras e hidroeléctricas, por el daño ambiental y la violación de derechos humanos de las comunidades. 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar