El secretario de Seguridad, Julián Pacheco, declaró a Canal 36 que hubo fallos para preservar la vida de la asesinada dirigente Berta Cáceres, quien tenía medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Estado tenía la obligación de impedir cualquier atentado contra la activista social.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. El secretario de Seguridad, Julián Pacheco, admitió hoy que el gobierno de Honduras es responsable del crimen de la dirigente ambientalista e indígena Berta Cáceres.

 

El funcionario declaró a Canal 36 que fallaron en la protección de Cáceres, quien tenía medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Estado tenía la obligación de salvaguardar su integridad física.

 

Al respecto declaró a Cholusat Sur que “teníamos la obligación de protegerla. Fallamos en la protección”.

 

Consideró el titular de Seguridad que se cometieron “varios errores”, entre ellos, la continuidad de los mecanismos de protección y que ese trabajo “lo debimos haber tenido las 24 horas y no lo hicimos”.  

 

“Se falló en la coordinación”, reconoció Pacheco y admitió que hubo comunicación con la asesinada dirigente, sin embargo, no se reforzaron las medidas de seguridad para Cáceres.

 

Es la primera declaración de un alto funcionario del gobierno de Juan Hernández, quien reconoce que se descuidaron las medidas de seguridad para mantener con vida a la fallecida coordinadora del Consejo de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), quien fue ultimada el pasado 3 de marzo en su vivienda en la occidental ciudad de La Esperanza.

 

Por este crimen fueron capturados cinco responsables materiales e intelectuales del crimen, entre ellos, un ejecutivo de la cuestionada empresa Desarrollos Energéticos, S.A. (DESA), propiedad de la familia Atala, y varios agentes de las Fuerzas Armadas.

 

Un militar retirado declaró al diario británico The Guardian que un comando de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina) fue quien ejecutó a la activista social.

 

Esta revelación causó una airada respuesta del secretario de Defensa, Samuel Reyes, quien amenazó con proceder contra el rotativo que se edita en Londres si no rectificaba su versión. 

Comentarios  

0 #3 alcides 09-07-2016 03:29
eso estamos hartos de oirlo,lo que queremos es enjuiciar a los verdaderos asesinos intelectuales.Si me entiendes Julián Pacheco.
Citar
0 #2 walter 09-07-2016 00:48
Eso ya lo sé.
Quienes la mandaron a matar ???
Citar
0 #1 Julio Escoto 08-07-2016 20:45
"Fallamos" es un plural cobertor de responsabilidades.
Debe haber un funcionario que por dignidad profesional y ética se atreva a decir "fallé" y a la vez presente su renuncia.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar