La comisión depuradora de la Policía Nacional procedió a cancelar a seis agentes de haber introducido cocaína y armas de fuego a EE.UU. Uno de los agentes vinculados al narcotráfico fue separado el pasado 18 de mayo, cuando inició el proceso de depuración

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Seis policías acusados por EE.UU. fueron expulsados por la comisión depuradora del organismo de seguridad, según un comunicado emitido este jueves.

 

La comisión informó a través de la misiva que los agentes policiales Ludwig Criss Zelaya Romero, Mario Guillermo Mejía Vargas, Juan Manuel Ávila Meza, Carlos José Zavala Velásquez, Víctor Oswaldo López Flores, y Jorge Alfredo Cruz Chávez fueron separados luego que el fiscal federal para Nueva York Preet Bharara los acusara de traficar con drogas y armas.

 

De hecho, explicó que uno de los agentes vinculados al narcotráfico fue separado el pasado 18 de mayo, cuando se inició una purga masiva de efectivos y oficiales supuestamente relacionados con el crimen organizado.

 

El caso ha sido presentado ante la juez de distrito Lorna G. Schofield, quien juzgará a los oficiales de policía junto a Fabio Lobo, hijo del expresidente Porifirio Lobo, declarado culpable de traficar drogas al país del norte.

 

Sobre el tema, el fiscal Bharara dijo que la acusación contra los seis agentes policiales es por “participar en una conspiración masiva que inundó Estados Unidos con cocaína”.

 

Añadió que mediante el pago de sobornos a funcionarios públicos y “los acusados acordaron garantizar el paso seguro de toneladas de cocaína a través de las selvas de Honduras en su camino hacia las ciudades norteamericanas”.

 

Agradeció el fiscal a los agentes antidrogas de la DEA “por su trabajo en esta investigación importante lucha contra las drogas”.

 

El funcionario estadounidense señaló que entre 2004 y 2014, los oficiales acusados ayudaron a bandas de narcotraficantes en el transporte de cientos de kilogramos de cocaína que llegaron a EE.UU.

 

Los acusados eran miembros de la Policía Nacional de Honduras que participaron y apoyaron en el transporte de narcóticos hacia Estados Unidos y Lobo estuvo involucrado en esos hechos.

 

Lobo estuvo de acuerdo en proporcionar seguridad y apoyo logístico para transportar varias toneladas de cocaína que pasaron por Honduras y se presume que el cargamento pertenecía al cártel mexicano de Sinaloa, informó el fiscal federal neoyorquino.

 

Según un comunicado del Departamento de Justicia de Nueva York, Lobo acordó proporcionar esta asistencia a cambio de fuertes sumas de dinero que ascendió a más de un millón de dólares (unos 22.8 millones de lempiras).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar