EL LIBERTADOR logo

Autoridades estadounidenses negaron asilo político a Ilsa Vanessa Molina, quien habría recibido más de nueve millones de lempiras producto del megafraude contra el IHSS. Asimismo, se le confiscó una lujosa casa que había comprado con recursos robados por lo que decidió huir de Honduras para evitar ser capturada.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. El gobierno de EE.UU. decidió hoy negar el asilo político a Ilsa Vanessa Molina, implicada en el megafraude contra el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), por lo que será deportada en los próximos días a Honduras para afrontar varias acusaciones en su contra.

 

El apoderado legal de Molina, más conocida como “la palillona del IHSS, Héctor Durán, informó que el EE.UU. declinó de otorgar asilo a su clienta y será deportada a mediados o finales de junio.

 

“Se les explicó a las autoridades estadounidenses los motivos para que se le diera asilo político a mi clienta, en especial, por los atentados que sufrieron dos testigos protegidos”, dijo el letrado.

 

Lamentó que no tuvo comunicación fluida con su clienta, quien se encuentra detenida en una cárcel de migración estadounidense a la espera de ser expulsada al agotarse el procedimiento para acceder al asilo.  

 

Luego que se acabara el trámite, añadió, lo que queda es que la imputada sea deportada a Honduras y, de inmediato, sea trasladada a tribunales para que responda por el delito de lavado de activos contra el IHSS.

 

Respecto al delito que imputa el Ministerio Público, el apoderado dijo que el organismo acusador “está alejado de la realidad”. “Hay documentos que acreditan que la empresa Insumedic ingresó productos al almacén central del IHSS” y que hay pruebas que pueden corroborar el hecho.

 

Al llegar la imputada al país, añadió, pedirá que se cambie la acusación de lavado de activos a estafa, pues justificó que “queremos un trato igual que al que se le da a Lena Gutiérrez, mi defendida en ningún momento cometió el delito de lavado de activos”.

 

El apoderado confía en que un juez nacional que sea asignado al caso conceda la petición de cambio de delito.

 

A Molina se le achaca haber recibido más de nueve millones de lempiras producto del megafraude contra el IHSS. Asimismo, se le confiscó una lujosa casa que había comprado con recursos robados a la institución, por lo que decidió huir de Honduras.

 

La acusada fue detenida por agentes de migración de EE.UU. cuando pretendía ingresar a ese país de manera ilegal. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar