Juan Hernández expuso que este proceso de depuración “debe sacar lo malo de la institución policial y dejar lo bueno para que alcance altos estándares de desempeño que generen confianza entre los ciudadanos”.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. El presidente hondureño Juan Hernández juramentó a Vilma Morales, Omar Rivera y al pastor protestante Alberto Solórzano como miembros de la junta que depurará la Policía Nacional.  

 

Hernández expuso que este proceso de depuración “debe sacar lo malo de la institución policial y dejar lo bueno para que alcance altos estándares de desempeño que generen confianza entre los ciudadanos”.

 

En fecha posterior, añadió, se incorporará un representante de la Iglesia Católica a la comisión, a la cual expresó "total apoyo para que realice su tarea".

 

"Estamos compartiendo con ustedes el nombramiento de tres distinguidos ciudadanos para acompañar al secretario de Seguridad (Julián Pacheco) y reestructurar la Policía Nacional y la Secretaría de Seguridad", expresó.

 

Explicó Hernández que será "una reestructuración que tiene que llevarnos a una nueva Policía Nacional con altos estándares de desempeño, que a su vez se traduzcan en confianza de parte de nuestro pueblo".

 

La institución debe convertirse en "una Policía Nacional certificada, una Policía Nacional que se gane el cariño del pueblo hondureño", enfatizó.

 

El gobernante juramentó a la comisión después de que, el lunes, aprobara en reunión de gabinete un decreto ejecutivo para reestructurar la secretaría de Seguridad y la Policía Nacional, como complemento del decreto legislativo, aprobado el 7 de abril por el Parlamento, que declaró de “emergencia”, por iniciativa del titular del Ejecutivo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar