La Policía Nacional ha dicho que ningún miembro del actual alto mando “está involucrado” en el asesinato del "zar antidrogas", Julián Arístides González, ocurrido en Honduras en diciembre de 2009.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. La secretaría de Seguridad de Honduras no encubrirá a ningún miembro activo o en retiro que haya participado en la ejecución del “zar antidrogas” Julián Arístides González, dijo hoy el portavoz del cuerpo armado, Leonel Sauceda.

 

Ante la publicación de cómo el alto mando policial conspiró para asesinar al entonces titular de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN), ocurrido el 9 de diciembre de 2009 en el marco de la dictadura del transportista Roberto Micheletti, las actuales autoridades de Seguridad dijeron que se desmarcaban de cualquier señalamiento.

 

De hecho, Sauceda aseguró que el actual alto mando “no formaba parte de la cúpula policial en el momento que se produjo el asesinato del zar antidrogas Julián Arístides González”.

 

Aseguró el portavoz que la Policía Nacional “es una institución profesional del Estado y sus actuaciones se rigen bajo los principios de legalidad, trasparencia e irrestricto respeto a los derechos humanos”.

 

Los que participaron en la planificación y consumación del asesinato de González, añadió, “no reflejan la política institucional ni son coherentes con la misión constitucional de salvaguardar la integridad física y proteger los bienes de las personas”.

 

La Policía, dijo, “quiere dejar claro que expresamos nuestro repudio a cualquier participación de algún integrante de la institución en posibles hechos al margen de la ley. Manifestamos el sumo interés de colaborar con todos los entes de justicia del Estado a fin que se continúe el proceso de investigación, esclarecimiento y judicialización de los responsables de este crimen”.

 

Sauceda no dio declaración en torno a una eventual investigación a los anteriores mandos policiales en torno al crimen. 

Comentarios  

0 #1 amaru 04-04-2016 23:57
Justamente, no menciona investigación sobre el alto mando culpable del crimen de un alto funcionario del Estado que con valentía y verdadera honestidad sí cumplió con su deber. La corrupción y la mente criminal `permean todos los altos mandos políticos, judiciales,policiales, militares, gubernamentales y empresariales que de manera coordinada cometen genocidio en contra del pueblo de Honduras. Es imperativo que las Naciones Unidas ejecuten una intervención humanitaria y todos esos criminales sean jjuzgados por el Tribunal Penal Internacional.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar