Se informó que dejaron en libertad al dirigente campesino José Flores, su esposa y otra persona que se encontraba en la vivienda; más de 150 campesinos han fallecido producto de ataques armados y se han descubierto varios cementerios clandestinos.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Autoridades hondureñas dejaron en libertad hoy al dirigente del Movimiento Unificado Campesino del Aguán (MUCA), José Ángel Flores, a quien señalaron de guardar armas en su vivienda en Tocoa, 545 kilómetros al este de la capital.

 

Se informó que dejaron en libertad al dirigente, su esposa y otra persona que se encontraba en la vivienda al momento del allanamiento; fueron trasladados a la estación policial de Tocoa, hasta donde llegaron alrededor de 300 campesinos a reclamar su liberación.

 

Y es que la libertad de Flores ocurre luego que no se le encontrara un arsenal y drogas que supuestamente guardaba en su casa, ubicado en el campamento la Confianza, que ha sido fuertemente atacado por policías, militares y sicarios, según denuncias.

 

Los afectados dijeron que el arresto del presidente del MUCA se suma a la campaña de persecución contra dirigentes del movimiento, quienes piden se les restituyan las tierras quitadas por agroindustriales, en el contexto de la modernización agrícola promovida por el expresidente Rafael Callejas, preso hoy en EE.UU. por corrupción.

 

 

A la fecha, más de 150 campesinos han fallecido producto de la represión emprendida por los terratenientes; además, se han descubierto cementerios clandestinos, conteniendo restos de labriegos desaparecidos por paramilitares que operan en la región. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar