El Gobierno hondureño ha sido sentado estos días en la sede principal de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en Ginebra, ya días se le abrió un expediente por incumplimiento del Convenio 169 que protege los derechos indígenas y tribales, reconocidos en el mundo moderno en armonía con las inversiones públicas y privadas saludables que desarrollan las sociedades.

En caso de que los hondureños que recibieron la primera dosis de Sputnik V el 19 de mayo pasado no se apliquen el segundo componente el 19 de agosto, corren el riesgo de no lograr el “refuerzo inmunológico”.

En la reciente audiencia de declaración de once procesados por el caso “Hermes”, un juez natural dictó detención judicial para siete y medidas preventivas para los otros cuatro que son funcionarios y exfuncionarios de Casa de Gobierno. (En febrero pasado, en total se publicó una lista de 77 involucrados en presunta corrupción que incluía periodistas y una hermana del gobernante Juan Hernández).

De acuerdo con el director del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Moscú, Alexandr Guíntsburg, las personas vacunadas con Sputnik V pueden revacunarse con la nueva “Sputnik Light”, fármaco eficaz contra las variantes del Covid-19, según un artículo de la agencia mediática, RT.

 

 

Para los hondureños no es nuevo que la ayuda extranjera resuelvan los problemas de país que no interesan al Gobierno, en este escenario destaca el atleta español, Rubén López, quien pedaleará por 96 horas buscando recaudar 10 toneladas de alimento para beneficio de compatriotas más necesitados.