EL LIBERTADOR logo

El ingreso ocurre a un mes de que irrumpiera otro contingente de personas sin documentos, que huyen de la violencia, miseria, desigualdad, ya cumpliéndose cuatro meses del primer grupo organizado que partió el 12 de octubre pasado de San Pedro Sula, Honduras, la ciudad más violenta de América Latina.

 

Los números de la migración siguen elevándose alarmantemente, de acuerdo a los reportes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, desde octubre de 2018 a junio de 2019, han sido detenidos 688,000 migrantes, de ellos, 90,000 esperan el visto bueno para obtener un asilo político.

 

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, tras una reunión con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo en conferencia de prensa, que ya no quiere que su país reciba dinero regalado. El mandatario instó a que El Salvador se plantea ser aliado de EE.UU., por ello mencionó que antes de recibir “cheques en blanco”, prefiere que se promueva la inversión a empresas locales.

 

 

En una semana la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, ha informado la detención de 10,000 migrantes, sólo en el sector de Mc Allen, Estado de Texas, considerado ya por las autoridades uno de los “más altos totales semanales en ese sector”.

EL LIBERTADOR accedió a un documento donde el presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele, los veteranos de las Fuerzas Armadas y los excombatientes del FMLN Histórico, han acordado un pacto de gobernabilidad que entrará en vigencia en junio cuando el nuevo mandatario asuma el control de presidencial.