EL LIBERTADOR logo

Según la cadena del Reino Unido BBC, que cita a un experto militar a título anónimo, hay un "alto grado de certeza" de que el "Yihadista John" (imagen) haya muerto en el ataque. Otra fuente que ha hablado para el medio norteamericano Fox News da su muerte con un 99% de probabilidad. El Pentágono, por su parte, ha dicho que "confía" en el éxito del golpe aéreo.

 

Agencias / EL LIBERTADOR

 

Madrid. El Pentágono sigue trabajando para confirmar la muerte del miembro más siniestramente célebre del auto denominado Estado Islámico (IS, en sus siglas en inglés). Un bombardeo con un dron estadounidense sobre Raqqa ha alcanzado este jueves, supuestamente a ese individuo, de nacionalidad británica y origen kuwaití, identificado como Mohammed Emwazi y conocido como John el Yihadista.

 

Según la cadena del Reino Unido BBC, que cita a un experto militar a título anónimo, hay un "alto grado de certeza" de que John haya muerto en el ataque. Otra fuente que ha hablado para el medio norteamericano Fox News da su muerte con un 99% de probabilidad.

 

El Pentágono, por su parte, ha dicho que "confía" en el éxito del golpe aéreo. Peter Cook, secretario de prensa del Pentágono, ha explicado que el bombardeo se produjo alrededor de Raqqa, la mayor ciudad que posee el Estado Islámico en Siria.

 

Es aquí donde torturó y ejecutó a varios periodistas y trabajadores humanitarios, entre ellos el corresponsal de EL MUNDO Javier Espinosa y el fotoperiodista Ricard Garcia Vilanova durante seis meses. Tras su liberación, en marzo de 2014, Espinosa describió a Emwazi como un "psicópata" que disfrutaba torturando a sus víctimas.

 

Practicaba ejecuciones simuladas para rebajar la voluntad de los cautivos. Y peor, protagonizó los anuncios de la ejecución de los periodistas Jim Folley, Steven Sotloff y Kenji Goto, y los cooperantes Peter Kassig, David Haines y Alan Henning. En estos vídeos, John el Yihadista se hizo famoso al aparecer todo de negro, con el rostro cubierto con un pasamontaña, y un enorme cuchillo en la mano.

 

Profería, frente a cámara, duras amenazas contra Occidente. Culpaba a sus gobiernos de las decapitaciones que él practicaba. Al cubrir su rostro, las agencias de Inteligencia tardaron meses en confirmar su identidad. Según se informó entonces, Emwazi es un joven en mitad de los 20. Nació en Kuwait, pero creció en una familia acomodada de Londres, donde estudió informática y programación.

 

Pese a ser un chico descrito por sus allegados como "educado y pijo (engreído)", una serie de experiencias junto a unos amigos, detención por "terrorismo" entre medias, desembocó en su radicalización. De acuerdo con medios británicos, la agencia de seguridad del Reuno Unido MI5 detuvo a Emwazi al poco de graduarse en la Universidad de Westminster, cuando planeaba con sus colegas un viaje a África.

 

Según el detenido, su objetivo era hacer un safari en Tanzania. Para los agentes, eso era una excusa, y estaban convencidos de que planeaban unirse al grupo yihadista somalí Al Shabab. Después de la detención y liberación y entre acusaciones al MI5 de estar persiguiéndole para arruinar su vida, John el Yihadista se trasladó a Kuwait, donde trabajó para una empresa informática.

 

En 2010, después de varias estadas cortas en Londres, las autoridades británicas lo detuvieron de nuevo y le prohibieron abandonar el país. No se sabe cómo alcanzó Siria. Los activistas de la organización llamada 'Raqqa está siendo masacrada en silencio' -un grupo descarnadamente perseguido por los yihadistas- dieron la primera señal del ataque de Washington.

 

Durante la madrugada del viernes advirtieron a través de su cuenta de Twitter de un bombardeo cerca del reloj de una de las rotondas de Raqqa. "El IS ha cerrado esa área", añadieron. Funcionarios estadounidenses, citados bajo condición de anonimato por el 'Washington Post', explican que el bombardeo de este jueves golpeó un vehículo y que, además, podría haber dado a otro miembro de 'Los Beatles', que es como Javier Espinosa se refería al sádico trío de carceleros, británicos, que John el Yihadista integraba.

 

 

De confirmarse la muerte de Mohammed Emwazi - varias agencias trabajan en estos momentos para ello-, EEUU se estará anotando un golpe psicológico importante frente al Estado Islámico. El mismo presidente estadounidense, Barack Obama, prometió dar caza al sanguinario terrorista cuando se hizo público el asesinato de Jim Foley que "esta gente acabará cayendo". (El Mundo). 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar