“Cuatro aviones de combate rusos atacaron bases de Jaish al Fatah en Jisr al Shughur y en Jabal al Jawiya (en la provincia de Idleb), y también golpearon posiciones de grupos armados, bases y depósitos de armas en Hawash, en la provincia de Hama”, indicó la fuente.

 

Agencias / EL LIBERTADOR

 

Moscú. La aviación rusa bombardeó este jueves en Siria posiciones de Al Qaeda y otros rebeldes islamistas en las provincias de Idleb (noroeste) y Hama (centro), afirmó una fuente de la seguridad siria.

 

“Cuatro aviones de combate rusos atacaron bases de Jaish al Fatah en Jisr al Shughur y en Jabal al Jawiya (en la provincia de Idleb), y también golpearon posiciones de grupos armados, bases y depósitos de armas en Hawash, en la provincia de Hama”, indicó la fuente.

 

Jaish al Fatah (“el ejército de la conquista”, en árabe), agrupa al Frente al Nosra, rama siria de Al Qaeda, y a otros grupos islamistas como Ahrar al Sham.

 

Ayer, la aviación rusa efectuó 20 misiones para destruir ocho objetivos del Estado Islámico, cumpliendo con la estrategia de adelantarse a los “terroristas” y destruir sus posiciones en Siria antes de que vengan a Rusia, afirmó en la víspera el ministerio ruso de Defensa.

 

Hoy, Rusia rechazó las acusaciones occidentales y de la oposición siria de que no bombardeó objetivos del Estado Islámico, en su primer ataque aéreo en territorio sirio ocurrido en la víspera.

 

El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, asegura haber dicho a su homólogo estadounidense, John Kerry, “con total honestidad”, que Rusia intervenía, a petición de la presidencia siria, para combatir “exclusivamente al Estado Islámico y los otros grupos terroristas”.

 

Estados Unidos y Rusia se pusieron de acuerdo para reunirse de urgencia después de que los aviones de combate rusos Su-24 y Su-25 comenzaran a operar en el cielo sirio.

 

El objetivo de la reunión es concretar un mínimo de coordinación y de diálogo para evitar incidentes entre aviones de caza en un cielo sirio casi embotellado.

 

En el espacio aéreo sirio incursionan la aviación de los países de la coalición dirigida por Estados Unidos, los aparatos sirios y, ahora, los aviones de ataque rusos, desplegados desde septiembre en una base construida en el aeropuerto de Latakia, bastión del presidente Bashar al Asad en el noroeste de Siria.

 

Al término de su tercera entrevista en pocos días con Kerry en Nueva York, Lavrov desestimó las dudas y acusaciones del Pentágono, de la diplomacia francesa y del jefe de la oposición siria en el exilio, Jaled Joja, que afirmaron que los aviones rusos no habían atacado a los yihadistas del Estado Islámico.

 

“Los rumores de que el blanco de estos ataques no era el EI carecen de todo fundamento”, declaró Lavrov, que añadió que no tenía “ninguna información” sobre posibles víctimas civiles.

 

La aviación rusa “se esfuerza en proceder a bombardeos precisos”, agregó Lavrov.    

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar