La justicia salvadoreña levantó un juicio contra el exembajador en Honduras, Sigifredo Pérez, acusado por malversar 107,920 dólares, en un irregular arrendamiento del edificio donde funcionaba la sede diplomática de ese país. En el caso también está siendo investigado Walter Alfredo Anaya Escalante y la hondureña Soledad Funes Donaire de Ramírez quien es cómplice del peculado y era la persona que alquilaba el edificio.

 

 

 

Agencias / EL LIBERTADOR

 

 

San Salvador, El Salvador. El Exembajador de El Salvador en Honduras, Sigifredo Ochoa Pérez, se presentó este día en el Juzgado Segundo de Paz para enfrentar la audiencia inicial en su contra por el delito de peculado por 107, 920 dólares.

 

La Fiscalía General de la República ha pedido a la jueza que el proceso solo pase a la siguiente etapa. Sin embargo, será la funcionaria quien decidirá si el imputado debe ir a prisión o se le decretará medidas.

 

Las investigaciones fiscales establecen que cuando el coronel en retiro y exdiputado estuvo en el cargo, entre el 2005 y 2009, habría cometido irregularidades en un contrato de arrendamiento del edificio donde estaba la embajada de El Salvador en Honduras.

 

Según la Fiscalía, el exdiputado recibía 800 dólares de un excedente del arrendamiento del edificio donde funcionaba la embajada de El Salvador en el vecino país.

 

En el caso también está siendo investigado Walter Alfredo Anaya Escalante y la hondureña Soledad Funes Donaire de Ramírez quien es cómplice del peculado y era la persona que alquilaba el edificio.

 

Funes le siguió dando los 800 dólares a Anaya Escalante hasta el 2016. El total del dinero que recibieron fue de 107,920 dólares, fondos erogados por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar