Tras la dimisión de Evo Morales en la presidencia y varios de sus funcionarios también han renunciado, Bolivia ha entrado en una crisis política. En tanto, la oposición ha llevado a cabo asaltos e incineración de viviendas, ataques a simpatizantes de Morales e indígenas. 

Ayer el líder opositor, Luis Fernando Camacho, asaltó el Palacio de Gobierno para destruir los símbolos indígenas de Bolivia afirmando que “la Pachamama nunca volverá al Palacio. Bolivia es de Cristo”.

 

 

Agencias / EL LIBERTADOR.

 

La Paz. Tras la disconformidad de la oposición en Bolivia y las múltiples protestas cargadas de ataques a las viviendas de dirigentes sindicales y varios funcionarios, el presidente de Bolivia, Evo Morales, con miras a que prevalezca la paz, informó su renuncia al poder político haciendo un llamamiento a los líderes opositores para que frenara la violencia.

 

El ahora exgobernante comunicó su renuncia tras una escalada en la tensión después de los resultados en las elecciones generales del 20 de octubre que lo daban como ganador, habilitándole para un cuarto periodo presidencial.

 

No obstante, la oposición formada por el candidato de la alianza Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa y por el jefe opositor del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, convocaron a sus bases para protestar contra lo que calificaron como “fraude electoral”.

 

Tras las protestas, la OEA presionó para auditar todo el proceso electoral, condición aceptada por el Gobierno de Morales y rechazada por la oposición. En ese contexto, el presidente urgió ayer para que se repitieran los comicios.

 

A pesar que esa medida fue alabada por la OEA y varios países del mundo como método para que prevalezca la paz, cumpliendo con todas las exigencias de la oposición, “todo por la vida, todo por la patria, por la democracia”, los grupos cívicos no aceptaron y exigieron su renuncia.

 

Fue así que Morales decidió renunciar pidiendo a Mesa y Camacho pidieran un cese a los actos violentos. “No sigan persiguiendo a mis hermanos, dirigentes sindicales. No sigan quemando las casas de funcionarios, dejen de secuestrar y maltratar a los familiares de los líderes indígenas”, pidió el exmandatario.

 

Cabe destacar que el anunció llegó horas después que las Fuerzas Armadas a través de su comandante en jefe, Williams Kaliman y la Policía, tras las declaraciones del comandante general, Vladimir Calderón, pidieran la dimisión al presidente. Curiosamente, este lunes el jefe de la Policía, hará oficial su dimisión.

 

Morales anunció su dimisión desde Chimoré, departamento de Cochabamba, lugar desde donde empezó su lucha sindical. Aunque el objetivo de la oposición se cumplió, este lunes 11 de noviembre los actos violentos siguen, de hecho, anoche se denunció un intento de asalto a la embajada venezolana en Bolivia.

 

En las últimas horas se ha reportado incendios de varias viviendas de funcionarios que también han dimitido, así como quema de símbolos indígenas.

 

Mientras el mundo denuncia el golpe de Estado, la oposición ha manifestado que se trata de una conquista histórica, y es que aunque la candidatura de Mesa no obtuvo los votos suficientes para un balotaje, tras la dimisión de Morales se ha calificado como una “batalla ganada”.

 

En tanto, Luis Fernando Camacho, anoche ingresó a la fuerza al Palacio de Gobierno para declarar “la Pachamama nunca volverá al Palacio. Bolivia es de Cristo”.     

 

Morales a su vez dijo que no huiría del país ya que no abandonará su lucha social y varios de sus seguidores han ratificado su apoyo, denunciando que la oposición urge por la cabeza del presidente como “trofeo” del golpe.

 

De acuerdo a los reportes de la cadena internacional TeleSUR el golpe se llevó a cabo en tres etapas, en primera instancia se quemaron sedes sindicales, hubo bloqueo de calles y se formó bandas paramilitares para intimidar a campesinos.

 

Añade que en la segunda etapa, se amenazó y agredió a gente con vestimenta típica, migrantes y ciudadanos en general. Y en tercera instancia la Policía –amotinada en varios departamentos– dejó de cumplir su rol constitucional y se convirtió en fuerza de choque abandonado la custodia de instituciones públicas.

 

Además, según TeleSUR, salieron a perseguir campesinos con sus armas de reglamento, quemaron, destruyeron y robaron en residencias y amedrentaron a dirigentes del partido de Morales, también atacando a funcionarios y sus familiares obligándolos a renunciar como medida de presión al presidente.

Comentarios  

0 #2 Ruy Lezama-Fisk 24-11-2019 03:56
Así son los expertos manipuladores de las conciencias en las masas populares. Semejante mentiroso el tal Luis Fernando Camacho dice "Bolivia es de Cristo"... habrase visto?
Tipos mañosos, por eso el mundo está como está.
Citar
0 #1 Ruy Lezama-Fisk 24-11-2019 03:56
Así son los expertos manipuladores de las conciencias en las masas populares. Semejante mentiroso el tal Luis Fernando Camacho dice "Bolivia es de Cristo"... habrase visto?
Tipos mañosos, por eso el mundo está como está.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar