EL LIBERTADOR logo

Clemente Aguirre (foto), inmigrante hondureño, fue absuelto por la Corte de Florida del asesinato de dos mujeres en la localidad de Altamonte Springs. Aguirre, quiso auxiliar a las víctimas, pero no llamó a la Policía por temor a ser deportado, oficiales lo capturaron como principal sospechoso y fue condenado en 2006 a la pena de muerte.

 

Aguirre pasó 15 años en prisión y 10 en el “corredor de la muerte”, celda donde son enviados los convictos con la “pena máxima”, el pasado 5 de noviembre, fue declarado inocente y puesto en libertad, informó la cadena mediática de noticias, RT.

 

 

 

Agencias / EL LIBERTADOR

 

Florida, EE.UU. Un hombre que pasó casi 15 años en prisión y 10 años en el corredor de la muerte por el asesinato de dos mujeres ocurrido en el 2004 en la localidad de Altamonte Springs (Florida, EE.UU.), recuperó su libertad el pasado lunes, tras ser exonerado por la Corte Suprema de ese estado. informa CBS News.

 

Clemente Aguirre Jarquín, un inmigrante irregular hondureño, tenía 24 años cuando fue acusado del crimen. El joven encontró los cuerpos de Cheryl Williams y de su madre Carol Bareis, dos vecinas suyas, con múltiples heridas de arma blanca, pero decidió no llamar a la Policía por miedo a ser deportado.

 

Aguirre Jarquín fue detenido casi de inmediato, cuando aún tenía manchas de sangre de las víctimas en la ropa. El detenido aseguró haber revisado los cuerpos para comprobar si aún tenían señales de vida e incluso afirmó que tomó un cuchillo encontrado en el lugar del crimen pensando que el asesino aún pudiera encontrarse cerca, por lo cual entró en pánico, tiró el arma a unos arbustos y huyó.

 

En el 2006, Aguirre Jarquín fue declarado culpable de doble homicidio y condenado a muerte. Sin embargo, el joven inmigrante siempre insistió en su inocencia, hasta que en el 2016 un análisis de ADN realizado a los rastros de sangre de la escena del crimen ayudó a convencer de ello a las autoridades judiciales.

 

La nueva evidencia recolectada implicó a Samantha Williams —hija y nieta de las víctimas respectivamente— quien habría confesado ser la autora del asesinato ante varios amigos y conocidos. Finalmente, la Corte Suprema de Florida revocó la sentencia de Aguirre Jarquín, luego de que otros testimonios refutaran la coartada esgrimida por la mujer.

 

"El señor Aguirre estuvo a punto de ser ejecutado por un crimen que no cometió", declaró Joshua Dubin, uno de los abogados defensores. A su vez, la Fiscalía de Florida, que por el momento no presentó cargos contra Williams, estudiará las siguientes posibles acciones en el caso. Mientras que Aguirre Jarquín, ahora de 38 años, puede terminar deportado, luego de que el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. emitiera una orden de retención migratoria en su contra.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar