¿Quién es este cuadro partidista que durante años pasó en las sombras, varias veces se le miró de pelo largo al lado de Fidel y a quien Raúl Castro acaba de subir a número uno del Gobierno y el Estado? Lo que dicen la prensa y las webs de temas cubanos.

 

Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez ha mantenido una participación activa en diversas organizaciones que impulsan el desarrollo social de la isla caribeña. Analistas y ex funcionarios consultados por el Times definieron a Díaz-Canel como un administrador, no un innovador. Eso sí, con recia formación ideológica forjada por su maestro Raúl.

 

Agencias / EL LIBERTADOR

 

La designación en Cuba del sucesor de los hermanos Castro al frente del país, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, sigue captando la atención y la imaginación de la prensa internacional y los observadores políticos.- Intentan descifrar la personalidad y las perspectivas de alguien que, aupado discretamente a la cúpula del poder, acaba de situarse en el primer plano, pese a que hasta hace unos años era poco conocido por los cubanos, y menos fuera de Cuba.

 

Hace cuatro años un reportaje investigativo del New York Times hizo una aproximación a la nueva estrella naciente del castrismo que a diferencia de otros que flotaron como posibles futuros líderes, Díaz-Canel tiene la excepcionalidad de haber sido oficialmente ungido como sucesor, sin que eso lo haya mareado, por eso muchos afirman que está dotado de una formación ideológica dura a favor del camino de la revolución trazado por los Castro.

 

En esa ocasión, Times observó que si bien Díaz-Canel se distingue por su lealtad declarada a Fidel y Raúl Castro, su personalidad y actitud tienen poco que ver con ellos y en todo caso es una versión más joven e informal de su maestro Raúl, con quien comparte un respeto por la capacidad por encima de la ideología.

 

Hijo de un trabajador cervecero y una maestra de primaria, parece haberse mantenido con los pies en la tierra a lo largo de su carrera, afirma el diario neoyorquino. Agrega que era bien conocido en los círculos del Partido Comunista por ir a trabajar en bicicleta cuando se desempeñaba como alto funcionario en Villa Clara.

 

Pero su reputación de pragmático y competente comenzó a surgir más recientemente, mientras trabajaba –como jefe del partido en Villa Clara y luego en Holguín— con altos oficiales militares que construían hoteles y procuraban atraer la inversión extranjera.

 

La revista The Economist apoya su comentario con la reacción de un habanero: “¿Quién es?”, y dice que aunque el nombre de Díaz-Canel no es muy familiar en Cuba, él ha sido aupado a la cúpula durante años. Observa que si Fidel Castro se rodeaba de jóvenes acólitos, su hermano Raúl valora la experiencia práctica de funcionarios provinciales del Partido Comunista.

 

The Economist caracteriza a Díaz-Canel como alguien inexpresivo en público, pero afable y accesible en privado, agudo y mentalmente ágil, amante de los Beatles, y que llevaba hasta hace poco el cabello largo, dos indicadores de su diferencia generacional. Destaca por otra parte los lazos que forjó como ministro de Educación.

 

En el diario español, El Mundo, el ex corresponsal de la agencia Reuters en La Habana Rui Ferreira, un conocedor de los círculos de poder en Cuba, anticipó que Díaz-Canel sería el próximo presidente cubano, y de él afirmó que es pragmático, pero ideológicamente duro, y se va a estar vigilando a sí mismo para no convertirse en un Gorbachov.- Además, “tiene que asociarse a toda una nueva generación de jóvenes dirigentes políticos, algunos ahora en el Consejo de Estado", afirmó.

 

Ferreira señala que a diferencia de Carlos Lage y Felipe Pérez Roque, que fueron atrapados por micrófonos indiscretos haciendo comentarios poco favorables a Fidel Castro, Raúl Castro no corre el mismo riesgo con Díaz-Canel. Apunta que desde sus comienzos lo tenia bajo ojo y apadrinó su carrera, “Se trata de un político que se ha movido en el ámbito militar y civil, que sabe como funciona el país y, más importante aún, conoce la visión de los hermanos Castro”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar