EL LIBERTADOR logo

Un estudio del Fondo Monetario Internacional (FMI), ha concluido que para reducir la desigualdad de ingresos económicos, es necesario que los gobiernos prioricen la inversión en la educación, ya que esta es una herramienta fundamental para el desarrollo de un país.

Datos de UNESCO reflejan que en el mundo hay un estimado de 30 millones de niños en edad para cursar estudios primarios, pero estos no tienen el acceso a la educación.        

 

Agencias / EL LIBERTADOR

 

Washington. El Fondo Monetario Internacional (FMI), ha analizado que es necesario que los gobiernos prioricen el gasto de erario público en la educación, principalmente en instituciones para los menos favorecidos,  como medida “crucial” para disminuir la desigualdad de ingresos.

 

Así lo ha resumido el director adjunto del FMI, Abdala Senhadji, quien considera que “mejorar el acceso a la enseñanza es la solución última para acabar con la desigualdad”.

 

Para el representante del FMI, la educación es clave en dos sentidos, primero porque permite adaptarse a una evolución constante de la tecnología “que es el motor del crecimiento” y segundo porque es una alternativa o mejor dicho escapatoria a la pobreza, ya que “permite elevarse en el seno de la sociedad”.  

 

Por su parte el director del departamento de asuntos presupuestarios del FMI, Vitor Gaspar, cree que capitalizar la dimensión humana es la mejor garantía contra la inseguridad laboral asociada.  

 

Según el análisis del FMI existen ciertas desigualdades que son inevitables en el actual sistema de mercado; no obstante, les preocupa que la excesiva diferencia social, puedan comprometer una cohesión en la sociedad, condición que lleva al debilitamiento del crecimiento económico.     

 

El informe de esta institución refleja que en las últimas tres décadas la desigualdad de ingresos aumentó en el 53 por ciento de los países, por lo que es necesaria la escolarización para reducir esas diferencias, que incluso muestra una gran brecha en la educación de niños y niñas.     

 

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO por sus siglas en ingles), en todo el mundo actualmente se registran 17 millones de niñas en edad de cursar la primaria sin recibir el acceso a la educación, mientras que la cantidad de niños en esta condición, es de 13 millones.     

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar