EL LIBERTADOR logo

El nuevo presidente de los Estados Unidos, Donlad Trump dio luz verde este día para comenzar la construcción del muro que prometió construir en las fronteras de ese país; asimismo, anunció que se empezarán las deportaciones masivas de indocumentados.

Para efectuar las deportaciones, Trump aprobó sumar oficiales de migración y patrulla fronteriza, además de implementar un nuevo sistema de seguridad, que según la asesora jurídica de la Unión Americana de Libertades Civiles, Joanne Lin dará a la policía local facultad para actuar como quiera.

 

Agencias / EL LIBERTADOR

 

Washington. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha dado la autorización para que el país norteamericano comience a realizar deportaciones masivas de inmigrantes.

 

Trump, advirtió que esa medida estaba contemplada como promesa de campaña y que por ese motivo la cumplirá; asimismo, el nuevo mandatario estadounidense firmó la orden de construcción de un muro que cerrara las fronteras.

 

El presidente norteamericano anunció que se contratará más personal para rastrear y detener a quienes intenten llegar a ese país por la vía ilegal.

 

El pasado miércoles, el polémico presidente advirtió en el Departamento de Seguridad que “una nación sin fronteras no es una nación” y aseguró que EE.UU. volverá a tomar el control de su terreno.

 

“Make America great again” fue el eslogan que Trump utilizó durante su campaña política, donde prometió que todos los indocumentados serán regresados a sus países.

 

Semanas antes de entrar a la contienda electoral, Trump declaró que su mandato se iba a caracterizar por impedir que los gobiernos en países latinoamericanos, fueran apoyados por EE.UU. si estos no trabajaban para detener la corrupción, violencia y pobreza económica de sus sociedades.     

 

Además advirtió que se iba a condenar aquellos gobiernos que se asemejen al despotismo.

 

Según el mandatario, con las deportaciones “vamos a salvar miles de vidas, millones de trabajos y miles de millones de dólares”.

 

“Estamos en medio de una crisis en nuestra frontera del sur: el surgimiento sin precedentes de migrantes ilegales provenientes de Centroamérica está afectando tanto a México como a Estados Unidos”, agregó Trump.

 

En cuanto a la contratación de nuevo personal, manifestó que se delegará un total de 10.000 oficiales de inmigración y 5.000 nuevos agentes de Patrulla Fronteriza.

 

Por su parte, la asesora jurídica de la Unión Americana de Libertades Civiles, Joanne Lin dijo que con esa fuerza que se pretende implentar  “la policía local podrá actuar como quiera”.

 

“Estamos muy preocupados por el impacto que podría tener en los inmigrantes y las familias de todo el país”, agregó; Lin sentenció que después del anuncio de Trump “el miedo va a surgir exponencialmente”.

 

En cuanto a los refugiados, el mandatario indicó que se debe velar primero por los intereses de su país.  

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar