El especialista en psicología, Warren Ochoa, aconseja a los hondureños que para poder sobrellevar los trastornos mentales producto del confinamiento, es necesario fortalecer el seno familiar con actividades de reflexión, recreación y estimulo de los niños.

 

Aunque el estrés a causa del hambre es un problema para el 70 por ciento de la población hondureña, Ochoa recomienda crear una rutina que involucre la actividad física y valores como la tolerancia, caridad y empatía.

 

 

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

 

Tegucigalpa. El confinamiento a causa del Covid-19 repercutirá en trastornos postraumáticos, de ansiedad y depresión, observa el especialista de la conducta humana, Warren Ochoa. Los gobiernos se han olvidado de la salud mental, Honduras es uno de los países más infelices del mundo y la pandemia agrava el martirio del pueblo.

 

Ochoa, analiza que el 70 por ciento de los hondureños debajo de la línea de pobreza, se enfrentan a una afección mental que condicionará a las familias. De hecho, ya se reporta las primeras víctimas del encierro, entre ellas, un padre de familia que al no poder de suplir de alimentos a su esposa y vástagos, tomó la fatal decisión.

 

El especialista, que también es catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), aconseja que retomar valores como la tolerancia, la empatía y la caridad, ayudarán al pueblo a “purificar” el ambiente para superar el encierro físico con la cuarentena.

 

Para el caso, Ochoa define que es vital dedicar un tiempo a la actividad física porque el cuerpo empezará a regular el ritmo cardiaco, la respiración, bajará el colesterol, liberará adrenalina y hormonas que favorecen a la salud. “Si usted nunca hace ejercicio vaya haciendo una rutina de poquito a poquito para que mantenga el hábito y vaya aumentando conforme pasa el tiempo”.

 

Sugiere que procurar una dieta balanceada y moderada, sumado al consumo exacto de agua permitirá anular situaciones de estrés que motiven a pensar en comida. Si bien es cierto hoy la mayoría de los hondureños no se puede dar ese lujo, Ochoa aconseja tomar otro tipo de acciones como meditar y apartar un tiempo durante el día para sí mismo.

 

Para el experto una de las recomendaciones más importantes es fortalecer el seno familiar estando pendientes de los niños: “Hay que hablar con los niños y dedicarles, que dejarlos que se expresen y ver si están preocupados o ansiosos”. Este punto es vital, porque observa que la pandemia tendrá repercusiones en la salud mental y hoy los más vulnerables son los que no logran sobrellevar la situación de estrés.

 

Ochoa ratifica que el tiempo en familia reducirá la ansiedad que provoca el encierro, la inactividad laboral y las preocupaciones relacionadas al hambre. Insistiendo en las futuras generaciones, propone que los hondureños evoquen actividades recreativas y artísticas: “Leerles cuentos, escuchar música, cantar, bailar; hay que dedicarle atención a los niños porque otro trastorno que podemos esperar es una especie de situación postraumático o de pánico”.

 

Amplía que incluso se debe “permitir que las otras personas se enojen, se frustren y dejarlos ser”. De igual manera dice que los hondureños deben aprender a desarrollar “la capacidad de la tolerancia, la empatía y la caridad como para ser comprensivos en lugar de enojarnos con la otra persona”.

 

Lo anterior tendrá un impacto en el hogar con relación al crítico aumento de denuncias de violencia domestica que registra el país a partir del inicio de la cuarentena.

 

Por otro lado, exhorta al pueblo que “hay que aprender a reconocer y pedir disculpas, celebrar cuando alguien hace una labor en casa, volver a utilizar por favor y gracias si alguien barrió o lavó los platos sucios, cuando cocinó, cualquier cosa que se haga dar reconocimiento”.

 

Recalca: “Los niños lo necesitan, no los ignore, dedique tiempo a solas, en colectividad y en pareja”. Y además, hace eco que es necesario alejarse del uso de aparatos móviles ya que se debe moderar el consumo de noticias.

 

“También recomiendo que haga o procure desarrollar algún tipo de proyecto que le dé sentido al confinamiento”, observa que Viktor Frank, quien sobrevivió al holocausto en campos de concentración Nazi, aprovechó para estudiar que la mayoría de personas que vencieron las condiciones inhumanos, se enfocaron en pensamientos de cara al futuro en un escenario postguerra.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar