EL LIBERTADOR logo

La organización Global Witness señala que el caso más destacado es el asesinato en marzo de 2016 de la ambientalista y líder indígena Berta Cáceres. Y luego, semanas más tarde, fue asesinado Nelson García, quien al igual que Cáceres era activista del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras.

 

Agencias / EL LIBERTADOR

 

Caracas. El 2015 es por ahora el año con mayor número de asesinatos de activistas ambientalistas en la historia, según un informe reciente publicado este domingo en El Mostrador.

 

En promedio fueron asesinados tres activistas por semana para un total de 185 en todo el año, indicó Global Witness o Testigo Global, una organización no lucrativa que se dedica a llevar estas estadísticas.

 

El informe intitulado “Sobre Terreno Peligroso” dijo que la cantidad de activistas asesinados el año pasado es alarmante, ya que significa un 60 por ciento de aumento con respecto al año anterior.

 

“Es el registro más alto en la historia del mundo con respecto al asesinato de activistas”, dijo Global Witness en su informe.

 

“Más de tres activistas fueron asesinados por semana en 2015. Esto es más del doble de periodistas asesinados en el mismo periodo”, agregó el organismo no gubernamental.

 

El país más peligroso para defensores del medio ambiente fue Brasil, ya que 50 fueron asesinados allí en 2015, mientras que 33 fueron asesinados en las Filipinas, 26 en Colombia, agregó.

 

Por lo menos 42 de los homicidios de activistas estuvieron vinculados a protestas y luchas contra mineras, pero también hubo un alto número entre personas que lucharon contra la deforestación y la construcción de presas.

 

“Sin embargo, este total de asesinatos podría ser mayor ... esto podría ser apenas la punta de un iceberg”, dijo Billy Kyte, quien elaboró el informe.

 

Él explicó que en muchos países no llevan un registro fiel de las muertes de activistas.

 

Latinoamérica, sin embargo, sigue siendo la región más peligrosa del mundo para gente que intentan proteger los recursos naturales.

 

El caso más destacado es el asesinato en marzo de Berta Cáceres. Y luego, semanas más tarde, fue asesinado Nelson García, quien al igual que Cáceres era activista del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras.

 

Kyte advirtió que este año parece que va a ser peor aún. "El medioambiente se ha convertido en un nuevo campo de batalla para los derechos humanos", manifestó Kyte. (Telesur, The Guardian).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar