El expresidente de Francia, Nicolas Sarkozy es acusado por los cargos de fraude y abuso de confianza, tras haber recibido multimillonarias sumas de dinero, que sirvieron para presentarse a la reelección, perdiendo ante su rival François Hollande en las elecciones de 2012.

 

Agencias / EL LIBERTADOR

 

París. El expresidente francés, Nicolas Sarkozy, fue imputado este martes por financiación ilegal de su campaña electoral de 2012, en la que se sobrepasó el gasto máximo fijado por la ley.

 

Sarkozy fue declarado "testigo asistido", una figura entre la imputación y simple testigo, por los cargos de fraude y abuso de confianza, tras un interrogatorio de casi doce horas.

 

El expresidente compareció por el "caso Bygmalion", escándalo que debe su nombre a una empresa que emitió falsas facturas por unos 18,5 millones de euros para que la Unión por un Movimiento Popular (UMP) asumiera gastos que en verdad correspondían a la campaña.

 

Los jueces investigan si se produjo un uso indebido de los fondos de campaña y posibles sobornos que involucran a Bygmalion, una compañía de comunicaciones contratada para organizar los actos de Sarkozy. La portavoz del expresidente, Véronique Wache, todavía no ha realizado ningún comentario al respecto.

 

El antiguo mandatario francés podría ser acusado formalmente al final del interrogatorio o tratado como un testigo material del caso, según informó Agnes Thibault-Lecuivre, portavoz de la oficina del fiscal de París, y publica Bloomberg. (Telesur, RT).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar