EL LIBERTADOR logo

EL LIBERTADOR ha venido publicando en exclusiva cómo se comienza a configurar el escenario para la nueva instalación del próximo a partir del 25 de enero; no obstante, hacen falta tres diputados para que haya votación. Las conspiraciones abundan sobre el tema.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Reuniones secretas de la Junta Nominadora en la embajada de EE.UU., revelaciones de secretos para que se nombre el nuevo pleno del Poder Judicial a los intereses del partido Nacional e infidencias sobre supuestos pactos para que se impida la proclamación de la nueva Corte, enturbia el proceso de selección.

 

EL LIBERTADOR ha venido publicando en exclusiva cómo se comienza a configurar el escenario para la nueva instalación del próximo pleno que deberá estar vigente a partir del 25 de enero; no obstante, hacen falta tres diputados para que haya votación.

 

El asesor presidencial Marvin Ponce –acostumbrado a revelar infidencias y escenarios que no se cumplen– dijo que el titular del Poder Judicial, Jorge Rivera, estaría confabulado con el jefe de bancada del Partido Libertad y Refundación (Libre), Manuel Zelaya, para que no se escoja a los 15 magistrados.

 

“Hemos tenido conocimiento de primera mano y de información muy cercana de que se está montando una conspiración para que no se elija a la nueva Corte Suprema de Justicia, que no se generen los consensos en el Congreso para que sigan los actuales", señaló el asesor del presidente Juan Hernández.

 

“Tenemos conocimiento de que el presidente de la Corte Suprema de Justicia, don Jorge Rivera Avilés, y otros magistrados, estarían conspirando juntamente con el expresidente Manuel Zelaya Rosales para que no se generen consensos, que no se llegue a los 86 votos para nombrar una nueva Corte Suprema de Justicia”, señaló.

 

Ante este comentario, Rivera Avilés negó conspirar con Zelaya para seguir en el cargo “soy el primer interesado en que se elija una nueva Corte de Justicia, de mi parte estoy alistando mi jubilación, estoy haciendo las inauguraciones de las últimas obras. Quiero decirle al pueblo hondureño que no tengo ningún interés en continuar como Presidente de la Corte”.

 

En tanto, Zelaya tildó de “ridículo” la postura de Ponce y añadió que “pedirle a un político que no haga cabildeos, acuerdos o reuniones es absurdo y ridículo. Los políticos vivimos haciendo permanentemente acuerdos, el principal objetivo de este mes es discutir las reformas a la Ley Electoral”.

 

“La posición de Libre es que no apoyamos el proceso de selección ni de la Junta Nominadora porque surgió de vicios de origen…Hemos quedado 31 (congresistas), pero ya quedamos solo 30 en esto de la Corte Suprema, porque se está especulando con uno que no votará en plancha”, advirtió. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar