EL LIBERTADOR logo

La noche del domingo 17 de febrero de 2013, unos diez sujetos armados atacaron al joven de 17 años Óscar Roberto Ramírez Umaña cuando compraba comida en un restaurante en la colonia Lomas del Toncontín, al sur de la capital hondureña.- El sentenciado, Marvin David Barrientos Ávila (foto), fue el autor material del crimen, donde también perdieron la vida dos policías que cuidaban al muchacho.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

Tegucigalpa. Los Juzgados de Sentencia de Tegucigalpa dictaron hoy condena de 86 años de cárcel contra Marvin David Barrientos, alias "El chele”, acusado de asesinar al joven de 17 años Oscar Roberto Ramírez Humaña, hijo del ex Comisionado Director de la Policía Nacional, Ricardo Ramírez del Cid.

 

Este día, tras llegar a un acuerdo entre el Ministerio Público y la parte defensora, se declaró como culpable al imputado que recibió una sentencia de 86 años y seis meses de reclusión.

 

El sentenciado fue el autor material del crimen en donde perdieron la vida dos policías y el hijo del excomisionado de policía; además resultaron heridas varias personas que se encontraban en el restaurante.

 

El joven “Boby”, como lo llamaban con cariño, fue asesinado la noche del domingo 17 de febrero de 2013 junto a sus dos guardaespaldas del Comando de Operaciones Especiales (Cobras), Abrahan Gúnera, de 30 años, y Carlos Armando Lira, de 29 años.- Por cada uno de estos tres asesinatos, Marvin Barrientos, recibió una condena de 20 años, sumando 60 años, más 26 años por tentantiva de asesinato de un testigo.

 

El sangriento hecho se registró mientras las víctimas compraban comida en un negocio ubicado en la colonia Altos de Toncontín, al sur de la capital hondureña.

 

El día del crimen, se confirmó  que tres de los criminales resultaron gravemente heridos en el acto, uno de ellos identificado como Elvin Antonio Palma, de 40 años, quien falleció minutos después de ser trasladado al hospital Escuela. 

 

Familiares del condenado insultaron hoy a los periodistas que estaban en el juicio, y al salir tomaron fotografías de los comunicadores, por lo que los militares alertaron a los periodistas que luego fueron guiados afuera del edificio por personal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

 

ANTECEDENTE

El restaurante “Típicos de la Costa” ubicado en la calle principal de la colonia Lomas de Toncontín de la capital fue el escenario de una balacera en la que murieron cuatro personas, entre ellas Óscar Roberto Ramírez Umaña, hijo del exdirector de la Policía Nacional, comisionado general Ricardo Ramírez Del Cid.

 

Transcurridas casi 24 horas del hecho criminal que se produjo el domingo 17 de febrero de 2013 a eso de las 8:55 pm.

 

El joven, que estudiaba su último año en una institución bilingüe capitalina, fue atacado por sujetos fuertemente armados cuando compraba comida en el referido negocio, junto a sus dos guardaespaldas, miembros del escuadrón policial “Cobras”.

 

En aquella fecha, mientras la Policía manejaba el hecho como un posible asalto, otras declaraciones estimaban que detrás del hecho sangriento podría haber participación policial o del crimen organizado.

 

Esos extremos fueron manejados como hipótesis por el entonces director policial Juan Carlos Bonilla. 

 

Y es que, en ese tiempo, la institución policial había entrado en un obligatorio proceso de depuración, donde trascendió la atrocidad criminal cometida por miembros de la institución policial vinculados al crimen organizado.

 

VENIA DE JUGAR

La noche del asesinato, “Boby” venía de jugar fútbol y había llegado al conocido negocio en busca de comida, ya que minutos antes había jugado con amigos en una conocida cancha de la colonia América.

 

Según lo informado por sus amistades, el joven era estudiante de último año de la escuela Del Campo Internacional y ya había comenzado a gestionar becas con mucho éxito para estudiar en una universidad en el extranjero, porque era un estudiante y un hijo destacado por el buen comportamiento y dedicación al estudio.

 

HERIDOS

En el tiroteo resultaron heridos Nolvia Yohana Sierra Meza (18), Vilma Aracely Castillo Mendoza (18), empleadas del restaurante, José Heriberto Izaguirre Chacón (57) y Luis Felipe Rodríguez Maldonado (25).

 

Alrededor de la 1:35 de la madrugada del domingo 17 de febrero de 2013, la Policía tomó nota del cadáver de un hombre no identificado, de 40 a 45 años de edad, este tenía un tatuaje en forma de araña. Familiares del fallecido llegaron a la morgue capitalina y lo identificaron como Elvin Antonio Palma, ultimado por diez balazos.

 

RELACIÓN DE HECHOS

El escueto informe de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) estableció, en su momento, de acuerdo con las versiones de testigos: A las 8:55 pm varias personas se encontraban en el negocio ingiriendo sus alimentos y que, de repente, se estacionó un carro de donde se bajaron varios hombres, ingresaron y comenzaron a dispararles. 

 

El saldo del tiroteo fue la muerte del joven estudiante y de sus dos guardaespaldas.

 

Según el informe de la Policía Metropolitana, los autores materiales del sangriento ataque fueron diez individuos armados, supuestos miembros de la mara 18. 

 

Las versiones dadas a conocer por allegados al infortunado estudiante es que el joven salió de las canchas deportivas ubicadas en la colonia “Las Hadas” en una camioneta marca Nissan Pathfinder negra.

 

De repente se estacionaron dos camionetas, una Toyota CRV, blanca y otra de características desconocidas, de las cuales se bajaron unos diez individuos e ingresaron en forma intempestiva al restaurante.

 

Armados con ametralladores Uzi les dijeron a los presentes que se trataba un asalto, por lo que los dos policías cobras reaccionaron con la intención de repeler el ataque, desatándose una nutrida balacera que duró varios minutos.

 

Los maleantes huyeron sin llevarse el dinero del negocio, según dijo un testigo. La Policía efectuó fuertes operativos con el fin de capturarlos.

 

Técnicos de la Sección de Inspecciones Oculares efectuaron la requisa en la escena adonde encontraron una pistola CZ nueve milímetros, una chapa policial y más de 40 casquillos de bala, según reveló una fuente policial. También inspeccionaron la camioneta propiedad de Ramírez Del Cid, en la que hallaron un fusil de uso policial.

 

Los restos mortales de Ramírez Umaña fueron retirados a las 9:10 de la mañana del lunes 18 de febrero de 2013 de la morgue de Medicina Forense por su padre, José Ricardo Ramírez Del Cid, según consta en el libro de registro. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar