Las víctimas respondían a los nombres de Marlene Banegas, exjefa de fiscales y coordinadora de la unidad de Delitos contra la Vida y Patricia Eufragio, fiscal del ambiente en el organismo acusador del Estado.

 

Días atrás, la exjefa de fiscales, Marlene Banegas, publicó en las redes sociales que “Hay días que uno siente la magnitud del milagro de existir, y el pensar se hace más profundo, el sentir más intenso, el vivir más vivo”. La fiscal y su acompañante fueron ultimadas en un punto de la avenida circunvalación de San Pedro Sula; Benegas fue amenazada por mafias hondureñas.

Redacción Central / EL LIBERTADOR

Tegucigalpa. Dos fiscales del Ministerio Público fueron ultimadas por sicarios en la avenida circunvalación de San Pedro Sula, al norte de Honduras.

Las víctimas respondían a los nombres de Marlene Banegas, exjefa de fiscales y coordinadora de la unidad de Delitos contra la Vida y Patricia Eufragio, fiscal del ambiente en el organismo acusador del Estado.

Se informó que ambas se transportaban por el reconocido bulevar y cuando pararon frente a un semáforo, dos tipos en motocicleta las alcanzaron y las acribillaron de inmediato.

De inmediato, se apersonaron compañeros de trabajo de las víctimas y confirmaron la muerte de las empleadas del Ministerio Público.

Asimismo, algunos colegas informaron que Banegas fue amenazada de muerte luego que asumiera el caso del exfiscal Rafael Fletes, sindicado por tener nexos con el crimen organizado y que fue dejado en libertad.

Días atrás, la exjefa de fiscales publicó en las redes sociales que “Hay días que uno siente la magnitud del milagro de existir, y el pensar se hace más profundo, el sentir más intenso, el vivir más vivo”.

Ninguna de las asesinadas contaba con protección policial.

Este es el segundo crimen cometido en más de un año; a mediados de 2013, fue asesinado el fiscal antimafias Orlan Chávez, más conocido como el “fiscal de oro”, porque hizo decomisos multimillonarios a agrupaciones criminales.

Chávez fue muerto por sicarios mientras transitaba por un paraje solitario a inmediaciones del Estadio Nacional de Tegucigalpa; tampoco tenía protección de los organismos de seguridad.

En su momento, la extinta junta interventora del Ministerio Público, anunció que los fiscales que manejaban casos sensibles se les proporcionarían protección, extremo que no ocurrió.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar