El parlamentario Jorge Cálix aseguró que los cuatro magistrados destituidos por el Congreso hondureño el 12 de diciembre de 2012 tenían intervenidos sus teléfonos móviles.   

 

Los cuatro altos jueces iban a admitir el recurso de conteo de votos por el excandidato presidencial Ricardo Álvarez que denunció fraude cometido por el mandatario Juan Hernández.  

 Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. La verdadera razón por la que fueron separados los magistrados del Tribunal Constitucional era porque admitirían el recurso interpuesto por el excandidato presidencial Ricardo Álvarez para pedir conteo de votos supuestamente robados por el actual mandatario Juan Hernández, denunció el diputado por Libre, Jorge Cálix.

 

El parlamentario aseguró que los cuatro magistrados destituidos por el Congreso el 12 de diciembre de 2012 tenían intervenidos sus teléfonos móviles, por lo que fueron espiados en todo momento.

 

El momento que definió la salida abrupta de los magistrados José Ruiz Gaekel, Rosalinda Cruz, José Gutiérrez y Gustavo Bustillo, fue cuando decidieron admitir el recurso de inconstitucionalidad presentado por Álvarez, quien denunció fraude cometido por el actual presidente.

 

Con la destitución de los altos jueces, dijo Cálix, se allanó el camino para que se echara andar la maquinaria del continuismo del actual inquilino de Casa Presidencial.

 

Esta revelación surge luego que el actual Tribunal dejara en firme la resolución emitida en 2015, que da vía libre a la reelección presidencial promovida por un grupo de diputados afines al presidente Juan Hernández. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar