Las hijas de la asesinada dirigente ambientalista Berta Cáceres exigen al Ministerio Público que acelera la investigación y que den con los responsables del crimen ocurrido a inicios de mes en La Esperanza, zona occidental de Honduras.

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. Que el fiscal general hondureño Óscar Chinchilla dé el visto bueno para que un equipo de investigadores de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) contribuya a esclarecer el asesinato de la dirigente ambientalista Berta Cáceres pidieron ayer las hijas de la finada.

 

Las dos hijas de Cáceres pidieron al titular del Ministerio Público que facilite que el equipo de la CIDH ayude en el proceso de investigación, a fin de dar con los autores materiales del asesinato ocurrido el pasado tres de marzo en La Esperanza, zona occidental de Honduras.

 

Y es que un grupo de personas llegaron a la sede del organismo acusador para plantear tal alternativa ya que han transcurrido unos 23 días desde que desconocidos acabaron con la vida de la dirigente indígena, obligando al gobierno a asignar equipos para que esclarezca el asesinato.

 

No obstante, leyeron una misiva en la que señalaron que “tenemos derecho a creer que ustedes son parte del crimen y que ocultan la investigación a las víctimas para garantizarse impunidad”.

 

La carta, leída por Marcela Zúniga, recrimina la lentitud con que se ha abordado el crimen de su madre y presionó para que a la brevedad el Ministerio Público brinde respuestas al reclamo social.

 

Lamentó Zúniga que el Estado no proporcionó seguridad a la progenitora, a pesar de las reiteradas amenazas de desconocidos y que los operadores de justicia ya tenían conocimiento. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar