“Omar, te he dicho hace meses que para sanear a la policía antes hay que sanar al Estado y a su Jefatura y respondes que esa es una tarea política para la que no tienes un mandato… Y resulta que a la hora de la elección, hoy si tienes ¿un mandato para decirle irresponsable al líder opositor que no comparte tu visión?”, cuestiona Rodolfo Pastor Fasquelle en este análisis con título original “Sobre depurados y depuradores o el Estado de Derecho. Diálogo con Omar Rivera, y escena de guillotina”.  

“He regresado a la conclusión ineludible de que necesitamos una revolución, que ponga el actual régimen en vilo. El orden de cosas prevaleciente que hoy simplemente ya no es aceptable. No tiene perdón de dios, ni solución de continuidad”, expone en este artículo el pensador hondureño, Rodolfo Pastor Fasquelle, bajo el título “Envío Navideño, La Revolución, Una Ley Para Todos, Consensuada”.

 

Está claro que no vamos a poder disfrutar de lo nuestro cuando hay tantos que no tienen nada. Y que esa necesidad de justicia debe constituirse, es decir garantizarse en una ley primaria que le asegure a todos lo necesario para la vida digna, la gana de ser y la satisfacción de tenerlo.

El mayor fracaso es el de la política social. Los latrocinios hicieron colapsar al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS). Para reducir el gasto JOH incumplió las responsabilidades del Estado en los servicios básicos. Y para pagarles a los banqueros desatendió la deuda social.

 

Hágalo bien y entrará a la historia duradera. Salvador. Aunque otros muchos también serán protagonistas, se le recordará por siglos a Ud. como el gobernante que puso remedio a nuestro mal profundo, que es la ley al servicio del poderoso y cadena para los demás.