La renuencia a la reforma electoral por el Partido Nacional “hecho poder” en Honduras, se ha evidenciado en los dos años, aunque aparentando lo contrario. Tiene que ver con la consolidación del régimen fascista, cuya vertebración militarista y paramilitar abarca todo el aparato estatal.

 

La necesidad de transformar el sistema económico y la esencia inhumana de las sociedades que en especial aplasta a las mujeres, que hoy se celebra el día internacional contra la violencia a la mujer, se ve en las cifras oficiales de Honduras, pues dicen que el 25% de la población infantil colabora en mantener sus hogares, el 12% de los recién nacidos vienen con bajo peso.

 

Hace menos de 15 días todo el país miraba horrorizado la imagen de una niña hondureña en la portada de la revista Time, un símbolo que representa la miseria, exclusión y desprecio, expuesta por el régimen migratorio de EE.UU. si, si el mismo país por el que los políticos se les quiebra la espalda al escuchar hasta al portavoz de más baja clase, cuando en cualquier país digno y culto, un extranjero o quien sea, no tiene más valor que cualquiera otro ciudadano.  

 

Los EUA fueron los primeros en mentir y se han seguido mintiendo a sí mismos hasta ayer. Mientras que JOH se regodeaba bajo su protección hasta que los medios que no han podido con Trump lo pusieron a él en evidencia y tuvo miedo.