La mayoría de hordas era gente sin disciplina y violenta gobernadas por un patriarca. Esto hace referencia a un gran cuerpo de mongoles y turcos que en el reinado de Batú Kan (aprox.1205 -1255), nieto de Gengis Kan, invadió Europa oriental.

Son infinitos los mensajes de prensa, la abundante publicidad y las vistosas imágenes televisivas que pretenden hacernos creer que vivimos en Jauja, que los hondureños somos felices y dignos y que el sistema funcionó.

 

El equipo que busca salvar a JOH y su esquema autoritario insiste en un error que puede ser fatal, asume que cada quien tiene su verdad en la disputa por el poder entre el pueblo y la élite que explota el país, ven la crisis nacional como una pugna entre Juan y Salvador o desde la envidia que sienten cuando la multitud sigue a “Mel”, en esa dimensión el pueblo no interesa, no hará nada, dicen que tienen militares y EE.UU. de su parte, pero eso también tenían, y más, “Tacho” y Batista.

 

Las nuevas prácticas corruptas en Honduras fueron elemento de pacto entre grupos económicos y políticos del pasado que consolidaron los “modernos capitales”. Es una herencia parásita que produce mucho dinero fácil desde lo público, por eso es tan político e incapaz el sector privado nacional.

Juan no tiene la experiencia de gastar su propio lempira o de sacar avante una familia con trabajo privado que forja carácter y enseña economía, ni la cosmovisión que antepone la responsable y visionaria tarea de poner pasos adelante a una Nación.