EL LIBERTADOR logo

El mayor fracaso es el de la política social. Los latrocinios hicieron colapsar al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS). Para reducir el gasto JOH incumplió las responsabilidades del Estado en los servicios básicos. Y para pagarles a los banqueros desatendió la deuda social.

 

Está claro que no vamos a poder disfrutar de lo nuestro cuando hay tantos que no tienen nada. Y que esa necesidad de justicia debe constituirse, es decir garantizarse en una ley primaria que le asegure a todos lo necesario para la vida digna, la gana de ser y la satisfacción de tenerlo.

“Resulta hipócrita y contradictorio que la clase política cachureca, que tanto admira y complace al gringo, pretenda como desde hace años endurecer las penas para silenciar las criticas”, detalla en este ilustrativo articulo el doctor y analista político Rodolfo Pastor Fasquelle.

 

Hágalo bien y entrará a la historia duradera. Salvador. Aunque otros muchos también serán protagonistas, se le recordará por siglos a Ud. como el gobernante que puso remedio a nuestro mal profundo, que es la ley al servicio del poderoso y cadena para los demás.

Murió hace un año, de una forma inesperada y brutal. Ella es una de las muchas mujeres hondureñas cuyas muertes, aunque emblemáticas y de un significado tremendo para la historia agraria, pasan a ser parte de los delitos ignorados en Honduras. Todos investigan, todos lamentan, pero nadie hace ni dice nada. Es la impunidad abierta y descarnada.