EL LIBERTADOR logo

En este análisis, “La Fabula de Juan y el feroz New York Times y una propuesta modesta”, el reconocido analista hondureño Rodolfo Pastor Fasquelle, realiza una ampliación del contenido y de hechos íntimos entre los narcos y los políticos hondureños, más allá de la reciente publicación del periódico estadounidense.

 

Honduras podría sufrir sanciones por su postura irracional, pero Hernández, al ponerse al margen de la Constitución y del Consejo de Seguridad de la ONU, tarde o temprano, será objeto de un firme reparo judicial.

 

 

“...Lo que tienen enfrente es un abismo y aun cuando no razonen, también las bestias tienen instinto de sobrevivencia. Antes, les interesaba la política porque les daba impunidad, acaso ¿entienden que –ahora- estar ahí, los pone en la mira potente del extraditor?, advierte el pensador hondureño Rodolfo Pastor Fasquelle en este artículo titulado “¡El enemigo adentro! O la quinta columna sos vos, y la necesidad de depurar”.

 

En el ascenso al poder de estas almas gemelas juega el infortunio y la torpeza.Después de años de guerra entre Austria y Francia, ambas potencias destrozadas, decidieron la paz y unir familias; sin esta causa histórica María Antonieta hubiera sido una princesa más, casada con algún príncipe y no se recordaría. En Honduras un estúpido golpe de Estado provoca la grieta histórica para que un personaje sin ninguna cualidad especial se convierta en presidente, sin esa coincidencia en el tiempo, Juan seguiría en el anonimato, olvidado, quizá ya no sería diputado.

 

“Omar, te he dicho hace meses que para sanear a la policía antes hay que sanar al Estado y a su Jefatura y respondes que esa es una tarea política para la que no tienes un mandato… Y resulta que a la hora de la elección, hoy si tienes ¿un mandato para decirle irresponsable al líder opositor que no comparte tu visión?”, cuestiona Rodolfo Pastor Fasquelle en este análisis con título original “Sobre depurados y depuradores o el Estado de Derecho. Diálogo con Omar Rivera, y escena de guillotina”.