Si la Democracia es derecho de mayorías, pues por eso, debe cerrarse ya el camino del gobierno a cleptómanos, psociópatas, ególatras, psicópatas, narcisistas, soberbios, mitómanos, etc. y así es de extensa la lista de dementes afiebrados que sin remedio llegaron a Casa Presidencial…”

“Si estamos en el peor momento. El terror torna el pan de cada día. Los asesinatos son mensajes claros. Advierten. Aseguran los archivos. Despejan las tinieblas y los vahos pestilentes del túnel, de la tripa del sistema”, analiza el doctor Fasquelle en este artículo titulado “La rebelión en la granja y un movimiento telúrico o del intestino político”.

 

El abogado Juan Hernández es al que nunca alcanza la ley. Fue diputado cuando le era prohibido porque su tía era magistrada; incitó un golpe de Estado en 2009 y por eso tendría que estar preso o al menos inhabilitado de por vida para cargos públicos; destituyó magistrados y eso es injerencia de poderes; sus diputados invocan la reelección presidencial y eso es delito de traición a la patria, etc. JOH debe saber que la impunidad es la raíz de la proliferación del crimen.

JOH ha quedado solo en el escenario. Hoy atemoriza y confronta a los timoratos con el dilema de reelegirlo a él o a Mel.- Está a punto para montar la obra. Los órganos contralores están firmes para desactivar la voluntad popular o cualquier oposición, a menos que la MACCIH consiga su independencia.

“Los de JOH son frutos amargos recubiertos. Y es importante entenderlo porque entonces no es cuestión de que le falte tiempo, como quiere si no de que lleva la ruta equivocada. Hay otras. Claro que sí. Y hay que cambiar de ruta”, expone el pensador hondureño, Rodolfo Pastor Fasquelle, acerca del discurso del presidente Juan Hernández, en fecha reciente en la ONU.