EL LIBERTADOR logo

Un pensamiento ordenado puede aprovechar un “meme” como un instrumento de inconformidad, para un bruto se convierte en lo único que goza, mientras el corrupto ríe de Ud. y de la inocuidad con la que aborda los temas sociales, en tanto, aumentan los suicidios, nada profundo, que todo sea ligero, con indiferencia y una legítima falta de amor al humano, si, en el país del “meme” el único chiste es Ud., donde todos nos reímos y ya no sabemos de qué o de quién. Por cierto, recuerde darle “me gusta”, “comentar” y “compartir”.

 

 

Reflexión

EL LIBERTADOR

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Hace ya una década desde que las calles se inundaron de gente y consignas de cambio, eran hombres, mujeres, indígenas, negros, era un pueblo indignado y la noche cayó fuerte, vino con la muerte y en las calles había gritos y llantos y miedo, pero también rebeldía y solidaridad, había amor y la convicción férrea de que se haría justicia, que el pueblo se respetaría, hasta hoy la deuda sigue sin saldar…

 

Llegaron los fraudes y las tímidas oposiciones políticas, que muchas veces se confunden con los decrépitos partidos tradicionales, las antorchas se encendieron y apagaron casi al instante, la gente perdió la fe y con el tiempo se ha vuelto tan burlona como puede, tan ofensiva como le es posible, tan desafiante como la ofensa, tan descarada como le da la gana, pero… desde los caminos virtuales, ha caído en las redes sociales, perdió las calles reales, duras, de tierra, asfalto y gas.

 

El corrupto mira su “meme” con la satisfacción del psicópata, el criminal aspira a la celebridad, busca la fama imposible en el lado bueno, observa su imagen grotesca, mientras sobre la mesa reparte su dinero y ¿Sabe qué?, también se ríe, se divierte y la goza; la diferencia es que él sí lo está dañando, Ud. es solo un chiste para él. A esta hora, en cualquier rincón del país una madre soltera busca entre la basura algo de comida, que será alimento para su hijo. Y no, esto no es gracioso.

 

Un sensible sacerdote desde México, triste nos mira y dice, “nunca en mi vida había visto una alfombra humana de tanto dolor”, con referencia al éxodo migrante de hondureños despreciados que crece a diario, al mismo ritmo que se llena el almacenamiento de su celular con “memes” divertidos del día, la producción imparable de chuscada; así como el niño que limpia vidrios en la calle o el joven que piensa que Nietzsche es sólo una cita en Facebook o “El Principito” el único libro que existe.

 

Un cerebro idiota que se acostumbra a la lectura de imágenes chistosas es fácil de engañar, se confunde el periodismo con una sarta burda de chascarrillos frívolos que, más que risa, son la vergüenza maquillada, que Ud. sin empacho se engulle y con orgullo multiplica; mientras lúcidos hombres plasman obras para la historia, desde las reflexiones irónicas y profundas del Doctor Fasquelle, los estructurados y comprometidos artículos de un Dr. Rafael Murillo Selva o el denso y cosmopolita escritor Julio Escoto. Si no los conoce, bueno… sigamos con “los memes”.

 

Un pensamiento ordenado puede aprovechar un “meme” como un instrumento de inconformidad, para un bruto se convierte en lo único que goza, mientras el corrupto ríe de Ud. y de la inocuidad con la que aborda los temas sociales, en tanto, aumentan los suicidios, nada profundo, que todo sea ligero, con indiferencia y una legítima falta de amor al humano, si, en el país del “meme” el único chiste es Ud., donde todos nos reímos y ya no sabemos de qué o de quién. Por cierto, recuerde darle “me gusta”, “comentar” y “compartir”.

 

Los “memes” han reemplazado la presión social, es más fácil “compartir”, “me gusta” y “comentar”, que salir a las calles a reclamar justicia, educación y salud; desde luego esa conducta popular tiene causas, no es casual, son diez años en el alma desde el golpe de Estado que efectivamente sigue vivito, hoy representado en una mueca de gobernante, hablando de tazas y tasas e intervenciones a países con el mayor descaro y cinismo que se haya visto desde el servil Micheletti. 

 

Es sano que los pueblos tengan vías de escape a la triste y tristísima realidad que viven, entonces, ¿Dónde está el asunto?, pues, cuando Ud. cree que de alguna manera afecta al asesino oficial, al cínico que se la lleva de funcionario “vivo”, al sinvergüenza que se roba millones de una institución y Ud. lo caricaturiza, ¿En serio, cree que le afecta?

 

Mis amigos, la frase chusca que supura veneno no está en el “meme” del pueblo que vaga en las redes sociales. A manera de semejanza, la burla popular es el amigable payaso Cepillín, infaltable invitado en el feliz cumpleaños, el “meme” que en verdad destruye está en el otro lado, es “Eso”, el payaso dientes afilados, ensangrentados, sólo en los primeros 50 días de 2019 se suicidaron casi 60 hondureños. Eso, es el demonio que volvió en 2009, después de medio siglo. Pero saben qué ¡relajémonos! La “H” ya tiene entrenador, ya vino Coito.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar