Todos los caciques históricos de Honduras irán muriendo, es el destino ineludible de pobres y de ricos. Pero en el país de la muerte es obligatorio que pobres y ricos muramos ofendidos, humillados, desterrados o encarcelados.

Don Jaime fue encarcelado e inclusive amenazado de muerte a finales de los 60s, en un intento de hacer periodismo independiente y de invertir en un mentiroso clima de libre empresa, el gobierno militar de López Arellano lo atrapó y lo amenazó. 

Don Jaime subestimó la frivolidad de sus correligionarios y la voracidad de sus rivales políticos. Jamás imaginó que sería saqueado por ser liberal, que sería destronado por ser judío y que sería entregado por ser banquero.

 

César Indiano

EL LIBERTADOR

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Jaime Rosenthal quien acaba de morir a sus 82 años, jamás imaginó que su final sería triste, pobre e ingrato. Aunque supo prolongar el momento definitivo a través de quimioterapias y medicamentos, probablemente murió de tristeza. ¿Merecía don Jaime el final que tuvo? Veamos.- Don Jaime era el hijo favorito de una familia judía que salió huyendo del “martinato salvadoreño” a mediados de los años 30s, su padre don Yankel llegó a Honduras perseguido por un ambiente genocida que se venía esparciendo por todo el mundo, espoleado por el nazismo.

 

Junto a esta familia arribaron al país otras familias de origen palestino que posteriormente hicieron fortuna cuando estos patriarcas descubrieron el terreno fértil en la Honduras de Tiburcio Carías (1932 – 1948). Por causas aún desconocidas, la dictadura hondureña trató con guante blanco a los comerciantes forasteros de entonces y esta “suerte política” permitió a don Yankel (foto con su esposa Esther Oliva) e hijos abrirse camino en la hiperactiva “república bananera” de aquella época. Don Yankel no llegó rico, pero estabilizó sus finanzas trabajando para comerciantes recios como los Goldstein y los Barret en Cortés y San Pedro Sula respectivamente.

 

De tal guisa que cuando el niño Jaime nació (1936) los Rosenthal tuvieron la posibilidad de educar a sus hijos en escuelas privadas para inmigrantes, que si bien eran efectivas igual funcionaban como guetos, eso era en aquellos tiempos la escuela Pablo Menzel de San Pedro Sula. Posteriormente y ya cuando la Casa Barret se había transformado en un poderoso almacén de la mano de don Yankel, el joven Jaime pudo salir del país y estudiar en el MIT de Massachusetts y más tarde en el Sidan School of Business.

 

Don Jaime era ingeniero y regresó a Honduras (1958) colmado de ilusiones, pero muy pronto entendió que “en el trópico” las leyes de los negocios no admiten lógica ni idealismos. Aunque su padre Yankel nunca gustó de la política y la historia le daría la razón, el ingeniero Jaime se fue involucrando paulatinamente en “los juegos del poder”, primero como fundador del colegio de ingenieros y más tarde como hombre de confianza en la gestión municipal de don Felipe Zelaya en “la ciudad de los zorzales” (1960 – 1962).

 

Su giro hacia la política no fue premeditado ni brusco, en realidad comenzó a usar “las amistades de gobierno” como un mecanismo de penetración social en un momento en que las inversiones y las reformas financieras estaban lideradas por emergentes capitales árabe palestinos. La gente seguramente no recuerda que las reformas financieras de los 60s, comandadas por los cabecillas Gabriel Mejía y Edmond Bográn a través de BANFINAN, eran básicamente “programas de industrialización selectiva con préstamos para sustituir importaciones” y que estos programas consistían en modernizar las viejas fábricas de los patriarcas árabes con préstamos respaldados por el gobierno.

 

Sin embargo, las familias judías eran minoritarias y no eran precisamente “fabricantes” sino banqueros y accionistas, especialmente los Goldstein y los Brandel. En los 60s Jaime Rosenthal no fue una figura relevante como empresario y básicamente preparó el terreno para jugar con capitales propios y ajenos en un mundo confuso donde la política sufría de histeria. Fue afín a Villeda Morales por dos razones, primera, porque Villeda tenía una deuda moral con los judíos y segunda, porque participó de forma indirecta en las ejecutorias reformistas del gobierno liberal (1957 – 1963).

 

De ese acercamiento no intencionado vino su amistad con otros banqueros criollos como Gabriel Mejía, Edmond Bográn y Jorge Bueso Arias. Por cierto, había entonces un bando financiero liberal simpático a los judíos y de igual manera un grupo financiero nacionalista demasiado afín a los palestinos. Al final – en el golpe de estado de 1963 – se impuso la ley de los segundos. De todas formas, a finales de los 60s don Jaime se desengañó de la política y aprendió a cargar su propia carabina. Heredó importantes capitales de su padre y de la Casa Barret, con los cuales fundó más tarde el banco más controvertido de la historia hondureña: el Banco Continental.

 

Su estilo de banca ha sido criticado y aplaudido en la misma medida, pero lo cierto es que el ingenio que don Jaime nunca utilizó para la construcción, lo dedicó por entero a las finanzas especulativas.“De acuerdo con la calificación de riesgo de Equilibrium de 2013 – dice Forbes – el conglomerado contaba con activos por 1,173 mdd y su facturación fue por 155.8 mdd en ese año, siendo la división de Inversiones Continentales y Subsidiarias, en donde es presidente su hijo Yani Rosenthal, la que tiene la mayor contribución al flujo operativo, junto con Cementos del Norte”¿Cómo lo hizo? Simple, don Jaime se fue distanciando cada día más del raciocinio académico que un día le quitó el sueño en la School Business y comenzó a tejer en los linos corporativos de la política turbia y el negocio pactado.

 

Esto ocurrió cuando fue encarcelado e inclusive amenazado de muerte a finales de los 60s, en un intento de hacer periodismo independiente y de invertir en un mentiroso clima de libre empresa, el gobierno militar de López Arellano lo atrapó y lo amenazó. El escarmiento fue efectivo pues desde entonces – cuando le confiscaron sus empresas, incluyendo Diario la Prensa – el ingeniero Rosenthal tiró los ideales a un cubo de basura y comenzó a barajar sus propios dados en una mesa que ya estaba repartida.

 

Lo impresionante de su hazaña financiera, aunque en este caso “lo impresionante” no es necesariamente “lo admirable”, es que don Jaime fundó un holding empresarial de compañías quebradas, rentables, rematadas, tercerizadas, delegadas, arruinadas, restablecidas y pignoradas con el fin de revolver dinero en una cascada especulativa sin fin compuesta por más de 100 sociedades mercantiles. Con su estilo temerario de hacer fortunas disfrazadas de pobreza y con su fe ciega en las tómbolas engañosas de la política, era cuestión de tiempo para que su imperio cayera por el piso tras una conjura gubernamental nacionalista que no tiene parangón

 

¿A dónde fue a dar la inmensa fortuna que en su momento Forbes anunció como una gesta corporativa? No se diluyen así por así fortunas y patrimonios que fueron labrados en ocho décadas de faena. Don Jaime era un banquero eficaz, pero muy a menudo sucede que la gente que es demasiado buena para hacer dinero ignora la perversa capacidad que tiene una secta política para despojar patrimonios enteros y arruinar a familias completas.

 

Don Jaime subestimó la frivolidad de sus correligionarios y la voracidad de sus rivales políticos. Jamás imaginó que sería saqueado por ser liberal, que sería destronado por ser judío y que sería entregado por ser banquero. Por el imperdonable pecado de haberse postulado a la presidencia en un país cachureco, los criminales que de momento gobiernan Honduras le cayeron al pobre patriarca como unas termitas. Todos los caciques históricos de Honduras irán muriendo, es el destino ineludible de pobres y de ricos. Pero en el país de la muerte es obligatorio que pobres y ricos muramos ofendidos, humillados, desterrados o encarcelados.

Comentarios  

0 #4 Angeles 26-06-2019 18:20
Nice replies in return of this question with firm arguments and describing all concerning
that.

my weblog video
institucional: http://grabacionyediciondevideos.com
Citar
0 #3 alexander Laitano 18-01-2019 18:06
Esta nota no está alejada de la verdad, la familia Rosenthal fue víctima de una humillacion grandisima similar a lo que hacian los alemanes nazis que despojaban a los judios de sus pertenencias y sus bienes; mucha responsabilidad de esta injusticia la tiene el abg. Rolando Argueta actual presidente de la Corte Suprema de Justicia cuando era el director de fiscales en el Ministerio Publico en el año 2015, éste sbg. mintió descaradamente que no le iban a embargar los bienes a la familia Rosenthal y fue lo primero que hixo, esas son las injusticias que pasan en Honduras y que decepcionan enormemente. :sad:
Citar
0 #2 Hector aguilar 17-01-2019 16:39
Hasi tiempos no leía una columna hasi , toda una vida de los Rosental , todo un imperio y una bola de ladrones le arebatan todo . Un partido que solo llega al poder con mafia y muerte..
Saludos y felicidades por su columna.
Citar
0 #1 Carlos Jose Santos B 17-01-2019 15:01
Hola un cordial saludo. Excelente artículo han publicado. Como hondureño y abogado me siento indignado por lo que le han hecho no sólo a Don Jaime si no a una familia completa, es triste ver como un imperio formado con esfuerzo y dedicación fue destruido de la noche a la mañana, pero todo lo malo que le hicieron a esta familia será recompensado de una u otra manera y los que les hicieron daño serán castigados! Feliz día bendiciones.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar