La incorporación de actores como los jóvenes y la empobrecida clase media, ha reforzado la protesta social, analiza el sociólogo Armando Orellana, y concluye, “de este movimiento saldrá un frente amplio que combatirá al bipartidismo”.         

 

Redacción Central / EL LIBERTADOR

 

Tegucigalpa. El golpe de Estado del 28 de junio de 2009 transformó para siempre la protesta social en Honduras.- Más de 200 días continuos de movilizaciones populares, fueron la base para que el movimiento de “indignados” se tome hoy las calles para exigir la dimisión del gobierno, el cese de la impunidad y corrupción en el país y, puntualmente, se demanda castigar el megafraude contra el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS). Con este preámbulo, EL LIBERTADOR ha dialogado con el sociólogo hondureño y docente universitario, Armando Orellana, para comprender el grado de conciencia y movilización ciudadana, actitud del Gobierno y los desafíos de la protesta social.

 

MEDIA EMPOBRECIDA

No lo sorprende que la sociedad se movilice, menos que la clase media salga a la calle, porque se ha venido empobreciendo hace décadas, y todavía más “por las últimas medidas aplicadas por el Gobierno”.-En la medida que la gente tenga clara su conciencia de clase –sigue– podrá mantener el movimiento que será en el futuro una plataforma política que dé pelea al bipartidismo, en especial, al Partido Nacional.- De esta forma ahondamos en el dialogo.  

 

-¿Hubo en el pasado marchas multipartidarias que condenaran la corrupción en Honduras? 

- Lo que vemos hoy es inédito. Esta coyuntura política y social que está viviendo Honduras reúne un nivel de participación ciudadana que ha tomado conciencia de manera individual; plantean y participa frente a la atrocidad que ha cometido la élite gobernante. Es interesante ver movilizada a la clase media y de otros estratos sociales, y lo considero inédito.

 

-¿Cómo valora esta recomposición de fuerzas populares?

- Es increíble lo que está ocurriendo al ver a miles de personas que salen a la calle sin color de bandera política, sólo con la consigna de rescatar la dignidad del país, sometido por la corrupción, el pillaje de los políticos, la violencia, y todo apunta a la constitución de un frente amplio, de defensa de la patria y constructor de un modelo alternativo.

 

-¿Este fenómeno desgasta la élite política tradicional?

- Es un desgaste de los partidos tradicionales y, ante eso, la recomposición de las fuerzas políticas que se alinean a los intereses populares. Hay una comunidad de intereses que está generando el proyecto común; alternativo ante el desgaste de las últimas décadas de la élite que ha gobernado Honduras. Hay que sumar la conformación del bloque contra hegemónico, ya que aquí hay fuerzas que no han tenido partido político hasta personajes considerados “outsiders” como Nasralla y otras fuerzas políticas que levantan bandera dentro del Partido Nacional y Pinu.

 

-¿Está marchas las integra el “hombre masa”?

-No vemos un hombre masa, sino un nivel de conciencia bastante fuerte, que se mantiene firme, que va creciendo dentro del pueblo; además refleja el rompimiento del temor en la población y de proseguir esto, puede surgir una fuerza política alternativa.

 

-¿Qué causó esta fuerte inflexión que condujo al hondureño a salir masivamente a la calle a exigir el cese del Gobierno?

- Esto lo agradecemos a la reacción del pueblo al golpe de Estado de 2009, lo que conocemos como Frente Nacional de Resistencia Popular. Es novedoso que nunca habíamos tenido un elevado ánimo ante el decaimiento de la clase política tradicional; estamos viendo bastante energía.- La juventud ha recogido la bandera hondureña y sigue el legado de Morazán; recoge elementos como el uso de redes sociales para realizar estas iniciativas, aun cuando la derecha ha tratado de contrarrestar las movilizaciones.

 

- ¿se puede hablar de una “primavera árabe” en Honduras?

- Es un quiebre en la historia política y social de Honduras, que por la atrocidad y la campante impunidad del poder ha hecho que el pueblo se levante, y es difícil hacerlo retroceder. Avanzamos a cambios inevitables. Es una nueva forma de lucha, es la combinación de actores y la indignación de los actores, les hace tener un valor moral incuestionable con esta lucha.

 

-¿Qué secuelas dejarán estas marchas populares?

-Es algo nuevo y valdría la pena analizar el impacto que va tener a futuro, lo que vamos a tener es que los procesos políticos suban la presión social para desmontar la estructura de dominación social del actual gobernante, que ha controlado los poderes Legislativo y Judicial. Ahora que la ciudadanía tiene este salto cualitativo, se puede cambiar la historia de Honduras.

 

-¿Usará el gobierno la manipulación y el desprestigio para acallar las protestas?

 

- Queda al desnudo la acción que hizo el gobierno durante las elecciones, como actos de fraude, el pueblo tiene las evidencias y rechaza este tipo de gobiernos. Claro, vamos a ver mecanismos estatales como el desprestigio y manipulación, es un recurso que utilizarán frente al debilitamiento. También hay que añadir que el crimen organizado ha permeado esta élite, hay diputados, alcaldes y el propio presidente ha tenido relaciones, las relaciones serán complejas en este proceso, el gobierno pierde credibilidad, al cuestionar las marchas. 

Comentarios  

0 #2 Basil 06-08-2017 07:52
Have fun with your Mii on the Nintendo social program.


my web site :: game tips: http://www.fehler10.com/category/mobile-games/
Citar
0 #1 Katia 30-05-2017 14:21
Very energetic post, I enjoyed that a lot. Will there be a part 2?


My blog: http://computerhaven.info/animaljamcodes/: http://computerhaven.info/
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar